martes, 19 de enero de 2010

- UNA MAÑANA GRIS

Aquel día plagado de incertidumbres no apuntaba nada nuevo. La misma sensación de rutina con la que se desplazan los días cuando la vida discurre como la de un naufrago a la deriva, que se empeña en agarrarse a la última madera que se tambalea, como si jugara a un equilibrio macabro. Y es que andaba en juego algo más que resarcirse de su propia dignidad, cuando ya se han agotado las palabras y en el horizonte despunta el brillo de la desesperación. En la mesa de madera que ocupaba en la esquina del bar que frecuentaba diariamente desde hacía ocho años, en la que muchos habían ido dejando impreso el nombre o la frase que un momento cualquiera lo había significado todo o al menos les había resultado lo suficientemente significativo como para dejar constancia de su existencia, permanecía descuidado el sobre con el borde despellejado, que denotaba la urgencia con la que había sido recibido y la precipitación con la que quiso apoderarse de su interior. Al lado, al borde mismo de la esquina, el folio perfectamente plegado que había vuelto a leer de manera descuidada, entre sorbo y sorbo de café, casi como si fuera la primera vez, aunque en realidad conocía de aquel escrito el contenido, el tono y hasta las últimas consecuencias de lo que suponía. Con movimientos lentos, colocó el papel encima del sobre y se pasó lentamente la mano por el cabello, como si en aquel gesto autómata y casi involuntario pudiera encontrar un resquicio por el que escapar hacia una zona más tranquila de su existencia, ahorrándose todos esos posibles motivos que le habían llevado a esa situación de inquietud ansiosa con la que caminaba día a día, algo ya reconocido, inevitable, pensaba, porque la vida muchas veces no permite hacer elecciones. Levantó la cabeza y su mirada se perdió a través de la ventana, deteniéndose en un cielo plomizo lleno de pliegues que parecía a punto de caerse, otra prueba más de que las circunstancias muchas veces se ponen en contra y no las salva ni la distancia. Sólo el sonido agudo y tintineante de la campanilla de la puerta del bar y el taconeo armonioso e inconfundible que resonó acompasado sobre la madera, le devolvió a la realidad. Quiso cerrar los ojos, pensar en otra cosa, pero ese olor tan familiar le envolvía y le negaba cualquier resistencia, hasta el punto de no reconocer si determinadas cosas habían dejado realmente de ocurrir bajo aquel cielo tremendamente irreal que amenazaba otra tormenta.
.

25 comentarios:

beker dijo...

Todo es fruto de la imaginación...

Ligia dijo...

Pues me encanta tu imaginación...
Abrazos

Flor dijo...

Muy bueno tu texto.
Te felicito.Una muy buena imaginación.

Besos
Flor

mardelibertad dijo...

La imaginación tiene su bonito encanto, y tu brillaste por ella.
Abrazo

lisebe dijo...

Fruto de la imaginación querido Beker pero tan real como la vida misma!!

Eres el maestro por excelencia del relato.

Besos mi querido Beker

Montxu dijo...

Sin duda muy real.


Felicidades beker.

Agur un saludo.

delaRosa dijo...

Ha nacido un nuevo personaje tan interesante y atractivo como Abilio.
Estoy espectante a la espera de una nueva entrega.
Muy bueno el relato, la fotografía ha quedado genial con ese filtro, me gusta.
La elección de la canción un acierto total.
Buen trabajo compañero! Estas que te sales! Esto...

Saludines:))

Cantares dijo...

Me quedo sin adjetivos, sabès que me encanta leerte y el fruto de tu pluma es siempre bello para mì.
La canciòn acompaña en total armonìa.
Besos
Bueno, no es pluma, es teclado pero se entiende ¿verdad? :)

Ana dijo...

Ay...Pues bendita imaginación...

Muchos besitos Beker.

Aldabra dijo...

todo es fruto de la imaginación... (y yo añado) o no.

¿por qué lo has aclarado beker?
¿te lo has preguntado?

a mí me ha dado que pensar.... un sobre rojo, un folio... los pensamientos impertinentes...

biquiños,

Dulce dijo...

Qué maravilla de imaginación vecino. EScribes mejor que GArcía Márquez... Aunque no debería decirlo...
Pero así me hace sentir...

Mª JOSE dijo...

Haces bién en decirlo Beker,muchas veces confunden un relato con la vida real.
Maravilloso.MJ

Angeles dijo...

Un delgado hilo entre realidad e irrealidad, a veces se traspasan y tu lo describes muy bien, suerte que hay tacones y puertas que se golpean...
Besos:)

piruleta dijo...

pensé que era cierto y pensaba escribir... paro al ver que es fruto de la imaginación. pues que viva la imaginación que nos hace estar siempre bien despiertods...
gracias por tu imaginación, a veces tan necesaria
un abrazo
lluis

Amanecer* dijo...

Gracias por visitar mi rincón, que gracias a ello, he conocido a alguien que tiene arte para la escritura. :)
Me ha encantado esa imaginación tuya, y sobre todo muy bien escrito, me parece que me quedaré por aqui, si me lo permites.

Saludos.

sedemiuqse dijo...

La imaginación también forma parte de la vida...yo suelo decir

Vivir este eterno instante del ahora.

Besitos y amor
je

Cecy dijo...

...Y son esos momentos donde uno quiere cerrar los ojos, como el protagonista.
Un papel descontrolando los sentidos.

Besos mi querido Beker.

Arantza G. dijo...

Un relato muy real; lo has fotografiado con tus plabras para mostrarlo en toda su importancia.
Fruto de una imaginación que no tiene nada de gris.
Te felicito.
Muchos besos

Esmeralda Martí dijo...

El poder de la ensoñación es capaz de llevarnos a otro mundo ajeno al cotidiano. En ese relato el protagonista se evade de la realidad conocida pero ese olor, ese sonido, le hacen despertar en su bar de siempre.
Bien escrito, amigo.
Abrazos

entreluces dijo...

Muy bien expresado todos los efectos colaterales que suele producir el intervalo de la observación, despues o durante un conflicto interno que te impide ser tu.

Me imagino que nos iremos enterando como se desarrolla tanto desasosiego,, un abrazo grande


P.D. Podrías quitar las letras de verificación, please?? que no acierto a la primera ni de casualidad,, ya van tres

María Socorro Luis dijo...

Hermoso texto poético, Beker. Riene mucha poesía. Enhorabuena. Y un beso.

Soco

Gara dijo...

Brillante, Beker ...

Imaginación o no, nos encanta pasar a leerte.

Un abrazo

*Ely* dijo...

Me gustó mucho
y el video también
... dices es puera imaginación y parece un sueño a la vez pero con música.
Abrazos Beker ;)

irene dijo...

Aunque sea fruto de la imaginación, a veces, muchas veces, la realidad supera la ficción, y hay realidades muy tristes y mañanas muy grises.
Muchos besos, Beker.

luna dijo...

Beker¿ cuantas veces en tu vida la mesa de un bar te ha hecho pensar y recapacitar sobre la vida?muchas...cuantas personas se habran sentado a reflexionar sobre las personas o llorar en silencio supasado y presente.cuantos misterios sabrá guardar esas mesas y esas sillas de un bar.

besitos

luna