martes, 20 de abril de 2010

- DE CARA Y CRUZ

Y un día cualquiera, después de esa lluvia que mantiene el ánimo frío golpeándose contra la ventana de una habitación vacía, un soplo del mar empieza a mover la distancia, las nubes se acomodan de nuevo y un leve pero prometedor rayo de sol empieza a quemar todos los silencios prisioneros. Una victoria de la vida o un equilibrio de fuerzas, la cara y la cruz de una consecuencia, que marcó un tiempo en el que no pararon los pájaros de revolotear nerviosos, toda una extraña paradoja de la primavera. No es cuestión de razones, porque hay muchas veces otros motivos que llegan a ser tan absolutos como para hacer inexplicables las cosas. Y hay que navegar en esos espacios tan amplios de la razón, tan íntimos de los sentimientos, para tratar de iluminar los secretos que alimentan muchas veces las pesadillas, para llegar a tomar conciencia de la identidad de cada uno, sus incapacidades también, pero sobre todo su capacidad para no tener que esperar a que las cosas cambien por sí mismas. Sin duda, cada traspié nos enseña algo que necesitábamos saber, cosas para guardar por encima de la angustia, pequeños logros que muchas veces pasan inadvertidos pero que de alguna manera marcan un rumbo, porque es necesario un semblante nuevo para vivir nuevamente.
.

26 comentarios:

Dulce dijo...

Qué maaravillosa lección de vida...

Yuria dijo...

Qué belleza esta composición donde mezclas la atmósfera y la vida.

Y, el final...!!:
"Sin duda, cada traspié nos enseña algo que necesitábamos saber, cosas para guardar por encima de la angustia, pequeños logros que muchas veces pasan inadvertidos pero que de alguna manera marcan un rumbo, porque es necesario un semblante nuevo para vivir nuevamente".

...un semblante nuevo para vivir nuevamente.

Cecy dijo...

Que lindo, lo siento como un renacer.
Y eso es vida y de la vida se aprende.

Besos querido beker.

MORGANA dijo...

Beker,sin duda alguna esos traspiés son los que nos enseñan lecciones de vida,aprender de ellos y dejar que la energía fluya sin agobios...
Bellísima reflexón.
Morgana.

Belkis dijo...

Bravo Beker, el corazón tiene razones que la razón no entiende, pero ya sabes que para ver el amanecer, primero debe anochecer. Me alegro que hayas visto la cara y cruz de la moneda, es necesario para crecer. Te estás empezando a liberar, y en vez de ser el violinista que está en el tejado, tocando para el inglés, tocarás en grandes escenarios con una iluminación perfecta y un gran público que apreciará tu candidez.
Buena reflexión que me indica que estás en el camino del encuentro…
Besitos amigo

Eritia dijo...

Lo dices bien, si, cada traspies nos enseña algo, y yo que me he hecho muchas veces la pregunta que porque?. Porqué necesitamos avanzar o aprender a través de ellos? Claro está no encontré la respuesta, tal vez no haya respuesta, o tal vez, los traspies que consideramos como tales, digo tal vez, no lo son.

Saludos. Me gustó tu blog.
Eritia

Ana dijo...

Todos y cada uno de nuestros pasos son necesarios.
Me ha encantado tu post de hoy.

Un besazo Beker.

Esmeralda Martí dijo...

Nos movemos en planos contradictorios aparentemente, pero necesarios: a la luz del día le sucede la penumbra de la noche; a la tormenta, el sol; a las lágrimas, una bella sonrisa...Todos los pasos son igualmente válidos y tienen su peso. Sólo hay que contemplarlos con serenidad para valorarlos. Eso has hecho tú con lo que describes.
De esa manera vamos haciéndonos sabios en la vida, al aceptar los acontecimientos que nos agitan, que van y vienen, con razón.
Muy buena prosa y magnífica reflexión la que nos aportas.
Un beso, amigo.

gaia56 dijo...

Es cuestión de seguir tirando palante amigo, aparecerá el momento en que el ánimo frío se torne en cálido abrazo y la primavera de verdad alumbre todos los días.
Un beso.

Carla dijo...

Eso es la vida...
Precioso relato. Me encantaron los detalles y la descripción.

Duna dijo...

La vida es sendero llano, y con obstáculos. Pero de esos tropiezos es de los que mas aprendemos. Duelen pero se crece.

Un gusto leerte.
Besos

Cantares dijo...

He aprendido tambièn en los buenos momentos, sobre todo de momentos marcados por minùsculos gestos càlidos.
Espero que tu primaveran se ilumine con ese leve pero prometedor rayo.
Precioso tu post. Besotes

añil dijo...

"cada traspié nos enseña algo que necesitábamos saber"

Estoy segura de ello.

Precioso texto.

Chus dijo...

Y cada día seguimos aprendiendo de los traspiés que nos da la vida, pero es algo a lo que sigo sin acostumbrarme

Marga Fuentes dijo...

Tu post de hoy, me va como anillo al dedo, querido Beker.
Gracias por estar con tus bellísimos pensamientos.
Un beso y un fuerte abrazo, amigo

HADALUNA dijo...

Siempre he pensado que todo lo que nos ocurre en nuestras vidas pasa por algo.
Por eso esos trapies de los que hablas, seguro que nos aportan detalles que nos enseñan.

Besitos dulces.

María Socorro Luis dijo...

Tu texto de hoy, cargado de profundidad y filosofia, me ha gustado especialmewnte. Como dice Dulce, es toda una lección de vida.

Aldabra dijo...

si somos listos y aprendemos, cada traspié nos vuelve más humanos y tolerantes.

bicos,

Ligia dijo...

Cada día intentamos vivir superando obstáculos, algunos bastante grandes, y cada día, hay que aprender de ellos. Abrazos

Poetiza dijo...

Una belleza de letras. Fue un placer pasar a conocer tu blog. Te dejo un beso, cuidate.

Calvarian dijo...

Supongo que eso es la vida...no se puede definir mejor...un conjunto de vicisitudes, de experiencias buenas o malas de las que hay que sacar siempre algo...esperemos que positivo que nos lleve a renacer...a la menos a intentarlo.
Abrazo

luisa maria cordoba dijo...

La vida es una carrera de fondo, solo hay que saber esquivar los obstaculos, y si tropezamos y caemos nos volvemos a levantar retomando de nuevo el camino.
Me encantó tu entrada.
Un beso Beker.

Lucía dijo...

Así es la vida,como bien dices, cara y cruz. Importante que después de cada traspiés sepamos levantarnos y seguir.

Precioso y una muy buena reflexión, beker.

Un beso grande amigo.

Esmeralda Martí dijo...

Feliz día del libro, entre renglones lo celebraremos.
Un abrazo

irene dijo...

Es un placer leerte, tus palabras, a pesar de hacer pensar, son relajantes, están llenas de luz y frescura, un placer, Beker, de veras.
Y siempre las imágenes acompañan perfectamente las palabras.
Besos.

P Vázquez "ORIENTADOR" dijo...

La vida hay que vivirla... por ninguna razón.