jueves, 29 de julio de 2010

- AMOR ENTRE AGUA Y FUEGO

Alrededor de Gara, la princesa guanche que aparecía en la entrada anterior, gira una de las leyendas tradicionales que más se han dejado oír en Canarias. Cuando Gara acudió al monte para averiguar qué suerte le deparaba el destino, el agua de los chorros le devolvió al principio una imagen tranquila y perfecta, pero luego, ante su sorpresa, surgieron sombras y la silueta comenzó a agitarse, apareciendo, de pronto, en medio de todo, un fuego abrazador. Gara guardó silencio, intentando ocultar sus temores y no dándole importancia, pero el extraño presagio corrió de boca en boca, llegando a todos los que la conocían. Los sabios del lugar interpretaron los símbolos mágicos y le hicieron la siguiente advertencia: “huye del fuego Gara, o el fuego habrá de consumirte”. Poco tiempo después llegaron de Tenerife, la isla vecina, los Menceyes nativos (reyes) acompañados por familiares y otros nobles. Entre ellos se encontraba el Mencey de Adeje (Tenerife), que venía con su hijo Jonay. Desde el primer momento en que lo vio, Gara no pudo dejar de observarlo y en cuanto sus miradas se encontraron, el amor los atrapó sin remedio. Gara era la princesa de Agulo, el lugar del agua y Jonay, era el hijo del Mencey de Adeje perteneciente a la isla del fuego. Jonay se enamoró de ella y la princesa también lo amó. Pero los familiares de la princesa se oponían ya que el fuego y otros signos señalaban que lo que lo que parecía un hermoso amor, no traería más que desgracia a la isla, por lo que no podían permitir un riesgo así, aunque significara romperles el corazón. Grandes males amenazarían al pueblo gomero si los jóvenes amantes no se separaban. Parecía que no cabía otra opción y las familias de ambos se encargarían de salvaguardar el destino. Por ese tiempo el volcán del Teide (Tenerife) no hizo sino arrojar lava en medio de unos tremendos bramidos que atemorizaban a los habitantes de todas las islas. Rota la unión, el volcán volvió a recuperar la calma y después de que terminaron las fiestas la gente de Tenerife volvió a su tierra. Después de volver a Tenerife Jonay sintió el alma vacía y una profunda pena. Decidió regresar en secreto a la Gomera, pensando que tal vez los nobles de la isla vecina podían haber recapacitado y bendecir su amor. Esta vez lo haría a nado: si su amor era auténtico, sus brazos podrían vencer las tormentas y las peligrosas corrientes del Atlántico. Ayudándose de dos pieles de cabra infladas, Jonay cruzó el mar de orilla a orilla para reunirse con Gara, quien le comunicó que el rechazo de sus padres seguía firme. Así que huyeron hacia el monte, siendo perseguidos por la gente de la Gomera. Los amantes subieron hasta el pico más alto y al verse acorralados se miraron a los ojos prometiéndose amor eterno. Tomaron un palo afilado por ambas puntas y, apoyándolo en sus pechos, se abrazaron y murieron atravesados, unidos para siempre. Desde entonces esa montaña de laurisilva de la Gomera se llama Garajonay, en recuerdo de los dos enamorados que prefirieron morir juntos a continuar su vida separados. En los profundos barrancos algunos escuchan aún el eco de los últimos suspiros de estos jóvenes que murieron por amor. Gara, princesa del agua; Jonay puro fuego, procedente de la Isla del volcán Teide. Actualmente el lugar es un Parque Nacional, el Parque Nacional de Garajonay.
.

20 comentarios:

Logan y Lory dijo...

Una preciosa leyenda que une en un estrecho lazo al agua y el fuego, dos elementos tan diferentes que sin embargo conviven en esa tierra guanche hermosa: el mar y la montaña de fuego, unidos para forma una tierra y un paisaje únicos.

Gracias por contarnos estas historias tan arraigadas a la tradición guanche.

Un abrazo.

Flor dijo...

Preciosa leyenda!

Uff!! Morir de amor!

Gracias por tus visitas.

Besos
Flor

Eurice dijo...

Que leyenda tan hermosa, que bellas historias guanches se cuentan en tus islas. En el 2008 estuve 3 meses viviendo en Adeje y me empapé de muchas de esas historias, esta no la conocia.
Un saludo

Cecy dijo...

Linda leyenda...
Aunque me pregunto porque los grandes amores casi siempre mueren asi... o parecidos.

Un beso querido.

BlueMoon dijo...

¡Qué bonitas son las leyendas! Ya tengan final triste o no.
Gracias por visitar mi rinconcito.
Un abrazo.

Angeles dijo...

El amor, el fuego y el agua siempre presentes en estas leyendas y el mensaje de eternidad.
Un placer...siempre te digo lo mismo...creo...pero es verdad.
Besos:)

Cantares dijo...

Preciosa leyenda y precioso video.
Besos

Belkis dijo...

Hermosa historia de amor que lleva al sacrificio. Preferir la muerte a estar separados. Ya quisiera yo sentir la mitad de lo que ellos sintieron. Me ha llegado al alma.
Gracias Beker
Un abrazo

*Luna dijo...

Hola cielo muy bella leyenda con mucho amor es muy linda
un beso corazon

Ceferina dijo...

Preciosa leyenda.
Siempre los amores incomprendidos son los más fuertes.

Gracias por tu visita,siempre seras bienbenido.

Te deseo un bonito día. Saludos.

Aldabra dijo...

¡que historia tan hermosa y trágica a la vez!

Garajonay, un nombre muy musical.

bicos,

AKASHA BOWMAN. dijo...

Ufff gracias caballero de nuevo por compartir de nuevo una leyenda local con todos nosotros. Contiene lo necesario para ser una auténtica historia de amor: tragedia, amantes separados, dolor, soledad... y al final el sacrificio de dos corazones enamorados.

Bello sin duda, al igual que el nombre del monte que hoy se encarga de que esta bella historia perviva en el tiempo.

Mis saludos

Calvarian dijo...

Bella leyenda desde luego. A pesar del final trágico, lo que queda es un amor eterno.
Saludos.

Ligia dijo...

La leyenda de amor es preciosa y eterna. Abrazos

gaia56 dijo...

Preciosa leyenda... y no sabía el significado de Garajonay.
Me ha recordado algunas otras que se contaban en Gran Canaria cuando viví tres años por allí.
Que buen sabor de alma para empezar el domingo.
Un beso.

María Socorro Luis dijo...

bellísimas, leyenda e imágenes.Me ha encantado conocerla. Vives en un lugar privilegiado, querido Beker.

Un beso.

zarina dijo...

Hola, puedes pasar por
http://enclavedeluz.blogspot.com
a retirar tu merecido premio "Reconocimiento de Valores"
Un abrazo.
Amalia

irene dijo...

Un amor tan fuerte es capaz de unir el fuego y el agua, aunque para ello sea preciso morir.
Una bella y triste leyenda.
Besos, Beker.

Carla dijo...

Que historia tan increible!
Maravilloso Beker!

Luuuuuua dijo...

superbe fotografii,bravo