sábado, 20 de noviembre de 2010

- DEL TIEMPO Y LOS SENTIMIENTOS

Sucede algunas veces que cuando la necesidad es muy fuerte porque la vida se tambalea después de muchas causas perdidas y tiene la necesidad de afianzarse al tomar conciencia de la inutilidad de muchas cosas, nos sorprende justamente con aquello que más deseamos, como si se abriera de pronto una puerta que había permanecido encasquillada y que el instinto se encarga de empujar con la alianza del sol color calabaza que en una tarde de noviembre se puso una vez de nuestra parte. Después de aquel día sólo cabía esperar que el corazón no se pasara de moda y que el reloj de los sentimientos siguiera desgranando, como un murmullo cálido, las estaciones, sintiendo en cada una de ellas una nueva cita, un nuevo triunfo del amor, otra pasión que compartir en la intimidad. El otoño es una buena época para recordar tranquilamente el paso del tiempo, mientras va cambiando la intensidad de la luz sobre los tejados, pero reconociendo que el acento de los sentimientos dejó de marcar una vez el sólo para resaltar el más todavía.
.
Y en esa mirada que me brindas
con la luminosidad de un sueño
veo cada día en la ruta de mi alma
todas las razones para seguirte
como si fuera un misterio
que no quiero desentrañar
porque sólo vivo para sentirlo
y aunque larga es la vida
cortos se hacen los minutos
para este amor de estaciones
que te amará siempre

28 comentarios:

Nela dijo...

El post precioso y la foto me encanta, esa pose mirando al infinito del cielo
Besos
nela

delaRosa dijo...

Parece que le peregrino hubiera perdido su 'estrella', es una fotografía preciosa!
Los sentimientos que se transmiten a través de tu escrito, del poema y de la voz rota de Chavela Vargas rompen el alma.
'Que el corazón no se pase de moda,
que los otoños te doren la piel,
que cada noche sea noche de bodas,
que no se ponga la luna de miel.
Que todas las noches sean noches de boda,
que todas las lunas sean lunas de miel'

Un fuerte abrazo, amigo de nube!

Cecy dijo...

En cada estación se renueva el recuerdo, y ahí están los sentimientos por siempre.

Que bonito Amigo!

Un gran abrazote.

✙Eurice✙ dijo...

Da igual la estación que sea, todos somos peregrinos en la vida.
Saludos.

Cantares dijo...

Hermoso tu escrito.
El otoño me enamora con sus colores cálidos, ahora tendré que esperar que melo regreses en Marzo.
besos

Chus dijo...

¿Que tiene el otoño que hace aflorar los sentimientos mas profundos y hermosos del fondo de nuestro corazón?, me encantó el texto y el poema.
Un abrazo

Ligia dijo...

Cuando los sentimientos están arraigados, no hay estación que valga para apartarlos. Abrazos

AKASHA BOWMAN. dijo...

No me canso de repetir que el Otoño es sin duda mi estación favorita del año, debe ser que la sensación de caminar sobre una alfombra de hojas secas o la compasión que induce la visión de esos árboles desnudos y desvalidos provoca en las personas sensibles sentimientos contradictorios y a flor de piel.

Una mirada al infinito y esperar, esperar que la vida siga su curso mientras el corazón se asienta tras un violento vuelco en nuestro pecho. ¡y caminar, caminar como ese peregrino cansado de la imagen...!

Me encantó "el sol color calabaza..."

Besos amigo, maestro del verso y los sentimientos

MORGANA dijo...

Adoro el Otoño,es una época de interiorización,de hibernación,de buscar dentro las respuestas a nuestras dudas.
Hemoso post y bella fotografía.
Mil besos.

Ricardo Miñana dijo...

Hermoso y reflexivo post.
es un placer pasar por tu casa.
que tengas una feliz semana.
un abrazo.

María Socorro Luis dijo...

Será el otoño?

Cada vez me gustan más tus textos y tus poemas.

Muxus

E. Martí dijo...

Este tiempo otoñal tiene su misterio. Parece una transición entre la luz y la niebla; entre la mañana y la noche...Llega el agua, se decoloran los dorados; aprende de rojos la paleta. Y todo se renueva con calma, con beatitud incluso...
Antesala del frío y el recogimiento, el otoño enciende velas y pinta ojos nuevos de cálida sorpresa.
Besos, amigo y gracias por esa mirada interior tan sensible.

gaia56 dijo...

Recuerde el peregrino en León, recuerdo sus pies de caminante...
Y tu bello poema me habla de la añoranza del camino y por qué no de la búsqueda de "este amor de las estaciones que te amará siempre".
Un bello.

Arantza G. dijo...

El reloj que marca las horas del amor no entiende de minutos.
Besos

tisbe dijo...

Qué bonito !
Es cierto,la eternidad está en el instante,en el momento en que todo "es"...eso es eterno incluso si pasa.

Un beso

Encarni dijo...

Ayy,el amor y sus estaciones, el vivir con el otoño, saboreando lo que fue y lo que queda aún por acariciar en los recuerdos.
Me ha encantado tu entrada y por su puesto Chavela Vargas y su Noche de bodas :)

Un abrazo dulce.

Lucía dijo...

No importa la estación cuando de sentir el amor se trata.

Parece que el otoño, nos deja su huella más cálida en el corazón.

Un gran abrazo, amigo mío.

Aldabra dijo...

Me gusta mucho lo del “amor de estaciones”. Biquiños,

DESDE MI ÁRBOL dijo...

Sensible me llego, me toco una fibra muy fina, tal vez el infinito del cielo, tal vez los senti-mientos

abrazo me gusta tu blog
volveré con tu permiso

Alma naif dijo...

Cuando llego a tu casa (hoy mas tarde que de costumbre) pido disculpas...
Siento como si todo me lo contaras... como si nos sentáramos en una mesa de café y me dijeras tranquilamente lo que sientes en este tu otoño... o en cualquier otro momento...
Leerte es como escuchar a un amigo y leer tan bella poesía es respirar aire puro!!!
Me encanta tu casa... la disfruto!!!
Besos a tu alma bella y buena semana!!!

Mar dijo...

Qué unión tan perfecta hay siempre entre la fotografía, tus palabras, tu poema y la canción que eliges...

Te siento positivo y lleno de sentimientos alegres... Hoy no soy buena compañía, mejor me marcho...

Eso sí, antes de dejo besos y abrazos.

irene dijo...

Muy bello, Beker, nunca se debe desesperar, hay que mantener vivas las ilusiones hasta en los peores momentos, todos los días amanece.
Los otoños son hermosos.
Increíblre Chabela, me encanta, todas las noches, noches de boda..., todas las lunas, lunas de miel...
Besos.

Chus dijo...

Mañana 25 de noviembre, donde el espacio es mas grande para el desamor que para el amor, te dejo una entrada al respecto por si quieres leerla.
Un abrazo
http://chus-decolores.blogspot.com/

MIMOSA dijo...

Ese otoño, que todo lo envuelve, que respira melancolía y nostalgia, que rescata en paciencia los amores, que dulcifica las miradas.
La entrada muy tierna y el poema aún lo es más.
Un abrazo.

Carla Kowalski dijo...

para este amor de estaciones que te amara siempre... me emocionó esa frase.
Me gustó mucho como lo relataste, y despues el poema. Todo relacionado.
Excelente.

P.D:queria invitarte a que pases por mi nuevo blog: Las Historias de Carla

Belkis dijo...

Precioso post Beker. Yo también abogo porque el corazón no pase de moda y que el que esté en posesión del misterio de las olas de gozo y zozobra que acompañan al amor no se desprenda de ellas sin importar el tiempo. El sentimiento conmueve el corazón con suaves estremecimientos.
Te dejo un beso muy grande amigo.

Magia da Inês dijo...

Olá, amigo!
Enternecedora...
Encantadora...
Gosto do seu jeito de escrever...
Boa semana!
Beijinhos.
Brasil

Arcoiris dijo...

Tienes un blog lleno de encanto.
Estos versos hacen soñar con los colores y aromas que nos traen las hojas de otoño, la transición, la fantasía del amor.

Muchos cariños!