miércoles, 22 de febrero de 2012

- PARA VIVIR

No he podido apartar de la cabeza estos días un artículo que compartió conmigo una querida amiga. El artículo en cuestión, escrito por Andeles Caso, habla simplemente de la vida. Leyendo entre líneas, encuentro acomodo a muchos de los deseos y algunas de las ideas que intento llevar conmigo en esta década de los cincuenta, porque creo que definen cómo entiendo yo eso de vivir. Yo aborrezco las aglomeraciones, los honores, la riqueza y el lujo, porque con pocas cosas puedo vivir bien y pienso que en cualquier lugar siempre habrá algo interesante por descubrir. De lo que no puedo prescindir es de los afectos y los sentimientos, porque esas son para mi las cosas importantes y porque creo que sentir, pensar y ser es mucho más importante que tener y exhibir. Me quedo con este fragmento del artículo que me parece un brillante ejercicio del vivir.

"Y ahora, ahora, en este momento de mi vida, no quiero casi nada. Tan sólo la ternura de mi amor y la gloriosa compañía de mis amigos. Unas cuantas carcajadas y unas palabras de cariño antes de irme a la cama. El recuerdo dulce de mis muertos. Un par de árboles al otro lado de los cristales y un pedazo de cielo al que se asomen la luz y la noche. El mejor verso del mundo y la más hermosa de las músicas. Por lo demás, podría comer patatas cocidas y dormir en el suelo mientras mi conciencia esté tranquila. También quiero, eso sí, mantener la libertad y el espíritu crítico por los que pago con gusto todo el precio que haya que pagar. Quiero toda la serenidad para sobrellevar el dolor y toda la alegría para disfrutar de lo bueno. Un instante de belleza a diario. Echar desesperadamente de menos a los que tengan que irse porque tuve la suerte de haberlos tenido a mi lado. No estar jamás de vuelta de nada. Seguir llorando cada vez que algo lo merezca, pero no quejarme de ninguna tontería. No convertirme nunca, nunca, en una mujer amargada, pase lo que pase. Y que el día en que me toque esfumarme, un puñadito de personas piense que valió la pena que yo anduviera un rato por aquí. Sólo quiero eso. Casi nada. O todo".

En mi cuaderno de cosas importantes, no me podría olvidar nunca del mar, de una playa tranquila a primera hora de la mañana para pensar mientras acaricio entre los dedos una piedrita de lava negra que el agua ha ido puliendo entre cantos y de una buena canción que ponga serenidad y equilibrio.

http://www.youtube.com/watch?v=3SMK-6EcgJE&feature=related

13 comentarios:

MIMOSA dijo...

Es un maravilloso artículo, y espero que llegue a cuantos corazones sea necesario, que impulse a todas esas conciencias que están adheridas a un pasado que ya no existe, que ya no sirve y que se comience a valorar lo que verdaderamente importa.....lo he hecho llegar a todos los amigos, lo tengo impreso y en sitio visible para todo aquél que se precie de leerlo.

Y el silencio....me gusta también el silencio compartido en calma y entender al otro con una simple mirada, acogerlo en un abrazo y bañarlo en amor con la sola presencia de un beso.

Dejo uno dulce para ti.

luna dijo...

Becke,yo también ley el articulo en la Vanguardia de Angeles Caso,es una gran periodísta dice una verdad como un templo, ya ves que con tan poco se puede vivir feliz ¿que más necesita el ser humano?.

Yo , ya habia leído algunos articulos de ella, y no tienen desperdicio es una gran pensadora y escritora, me gusta mucho.


besitos

luna

Ligia dijo...

Buenas reflexiones en torno al escrito de Ángeles Caso. Yo también lo pude leer y la verdad es que hay mucha gente que tenemos el mismo pensamiento, y cada vez más. Abrazos

Aldabra dijo...

ya había leído este artículo que suscribo punto por punto.

biquiños,

E. Martí dijo...

Bonita reflexión, amigo... Hay que ir por la vida ligero de equipaje para no sentirnos atados a la superficialidad.
Abrazos

Cantares dijo...

Hermoso!
Uno se hace sabio con los años
Besos

Luz Da Lua dijo...

Com o passar dos anos, vamos nos aprimorando , reciclando e percebendo o que nos é importante para nos sentirmos felizes . Excelente artigo ,muito convincente a nossa realidade atual ! O importante é ser felíz, e para isso não ha necessidade de ter muito e sim de sentir ...Beijo becker.

Marinel dijo...

Si duda un hermoso retazo de vida aprisionada en mágicos deseos,factibles también en su sencillez,que sin embargo son de una grandeza absoluta.
Bella la canción también.
Un beso.

mimbre dijo...

Hola Beker...
Que alegria me has dado, Amigo mio, la marea de la vida nos arrima nuevamentte...Buenisimo¡
Que buen articulo, Ángeles Caso, se las trae¡ Buscare más de ella en la red..
Gracias por tu visita en mi rincón¡
Un abrazo enorme
Osvaldo

mimbre dijo...

Hola Beker...
Que alegria me has dado, Amigo mio, la marea de la vida nos arrima nuevamentte...Buenisimo¡
Que buen articulo, Ángeles Caso, se las trae¡ Buscare más de ella en la red..
Gracias por tu visita en mi rincón¡
Un abrazo enorme
Osvaldo

Marga Fuentes dijo...

Querido Beker, es entrañable este artículo de Angeles Caso y, entrañables también tus palabras, pensamientos y sentimientos.
Me ha gustado mucho pasar por aquí y disfrutar de este hermoso jardín.
Un fuerte abrazo, amigo

Chuta dijo...

Eso es precioso.
Que maravilla todo lo que tu nos ofreces.

Saludos, Muchos

Conciencia Personal dijo...

El sentir, el pensar y el actuar del escrito de Ángeles Caso, lo llena todo, en un mundo que quisiéramos fuera diferente, más humano, más sensible. No necesitamos grandes cosas, para caminar en libertad de sentimiento, gracias, tienes un hermoso espacio.

Saludos mexicanos, Monique.