viernes, 12 de octubre de 2012

SOLTANDO AMARRAS


La felicidad solo es verdadera cuando se comparte, porque hay momentos en los que sin la sutileza de una caricia o la ternura de una mirada se podría producir el cataclismo más sobrenatural y sobrecogedor que alguien pudiera soportar. Y así caminaban los días sobre el mapa de la esperanza, hasta que se dio cuenta de que a veces es preferible amar la distancia.
.
En el mar más atlántico,
de sentimientos profundos,
como un espejo, un cristal de hielo
refleja su vida,
fría y misteriosa
caprichosa y herida
pero al tiempo altiva...
a veces insensata
llena de espejismos
otras entregada, pero siempre viva...
salpicado de lágrimas, el cigarrillo
respira agotada, con otra mirada
sin miedo a defenderse,
sin prisa,
amansando el alma
porque en los acantilados
despeñó sus naufragios
de penas perdidas...
.
http://www.youtube.com/watch?v=Orv_F2HV4gk&feature=related

9 comentarios:

Ligia dijo...

En la cercanía o en la distancia, pero siempre amar... sin que sea una atadura, claro. Abrazos

Cantares dijo...


amansando el alma
porque en los acantilados
despeñó sus naufragios
de penas perdidas...
Me tocó el alma, es precioso
La felicidad ya pasó por mi vida, ahora me visita esporadicamente en los encuentros con los retoños, es diferente
Besos

Cecy dijo...

La felicidad eso que siempre se persigue o se habla o se busca. Y sin embargo esta compuesta de pequeños momentos de alegrías.

Amigo, me crees que hace un rato me estaba acordando de vos???
Sobre todo porque el 2013 esta cerquita.

:)

Un abrazo inmenso.

María Socorro Luis dijo...



Llegas con fuerza, con ímpetu, con ritmo.

Tu poesía crece. Enhorabuena.

Y abrazo.

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Beker!

Exquisito poema amigo: quizá un tanto melancólico pero delicioso.
Enhorabuena. Ha sido un placer leerte.
Te dejo un saludo muy cordial y mi estima. Feliz fin de semana.

Aldabra dijo...

todo es mejor compartido.

biquiños,

Luz da Lua dijo...

Soltando amarras,nos traz uma liberdade dividida...de um lado sentimos a brisa,do outro ouvimos a voz da chuva.Ambos , carentes de amor.Beijos.

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Beker!!!
Hoy paso con más tiempo para releer este texto.
La felicidad claro que es cosa de dos, para compartir instantes mágicos, como tú dices muy bien, una caricia tierna una mirada dulce… que te tropiezas con ella a tan solo a unos pasos… También te digo que la felicidad no se compone sólo de miradas y caricias, en ella van incluidos, otros muchos condimentos.
Discrepo en eso de amar la distancia! Ésta es la que separa el amor igual a la felicidad.
El hombre solo, no puede ser feliz ni tampoco la mujer.

El poema es precioso, ese ¡Atlántico de sentimientos profundos! Siempre fría y misteriosa, refleja la vida. ¡Aunque la vida no siempre es así! Puede ser muy hermosa.

Me encanta el final, amansando el alma, despeñó sus naufrago de penas perdidas… no importa perder las penas... es más, ya no quieras encontrarlas, sólo encuentra alegrías.

Te dejo mi cálido abrazo y mi estima. Feliz semana.

Arantza G. dijo...

Me encantó.
Besos