viernes, 26 de febrero de 2010

- OTROS TIEMPOS OTRA PUBLICIDAD

Desde que existen productos que comercializar, ha habido la necesidad de comunicar la existencia de los mismos. La frase encontrada en un papiro egipcio ha sido considerada como el primer reclamo publicitario del que se tiene noticia. Y a partir de ahí, en cada época y en cada generación, distintas maneras de captar la atención del comprador. Por ejemplo, en las ruinas de Pompeya se encontró una gran variedad de anuncios de estilo graffiti en los que se observaban vendedores de vino, panaderos, joyeros, tejedores, entre otros, lo que evidencia que hubo una importante tradición publicitaria. Cuando se habla de publicidad es impensable no hacer alusión al cartel, que ha tenido una amplia tradición en la propaganda del arte, la política, la religión y el comercio, en todas las épocas incluida la actual, aunque han cambiado los medios y los recursos que se han hecho más sofisticados. El cartel siempre ha sabido destacar entre todos los medios publicitarios, antes y después del desarrollo tecnológico, para hacer llegar los mensajes. Quizá esto se deba a la sencillez del sistema que emplea: un anuncio puesto en la calle, visible para todo aquel que pase. Desde mitad del siglo XIX un paseo por las principales ciudades europeas y de Estados Unidos permitía ver carteles fijados en fachadas y establecimientos, además de placas, enseñas, carros con cartelones y otras soluciones que poco a poco fueron incorporando novedades, como la luz eléctrica, para mejorar su capacidad de captar la atención. Hasta la época más actual donde ya se impone el uso de las nuevas tecnologías, puede hablarse de tres tipos de carteles: los oficiales, de contenido generalmente político o religioso, los de espectáculos, que publicitaban distintos tipos de productos, entre ellos los farmacéuticos y de botica, a los que se asignaban propiedades milagrosas. Todavía se conserva en algunas ciudades este tipo de carteles. En un paseo reciente por una ciudad de Tenerife nos llamó la atención estos carteles hechos de cerámica fijados a la fachada de los edificios, que refleja claramente la evolución de la publicidad y cómo eran hasta hace muy poco tiempo los anuncios.
.

24 comentarios:

Cantares dijo...

Esos anuncios antiguos son hermosos,muy elaborados, màs artesanales, en alguna caja tengo fotografìas de algunos que habìa en la ciudad y ya no estàn.
Eran obras de arte, allì (en el mundo) estàn los carteles de Toulose Lautrec promocionando los bailes de La Galette (Molino Rojo)
Precioso tu post y el tema musical es una maravilla, me encanta Sinatra. Besos

MORGANA dijo...

Muy interesante post Beker.
Los carteles antiguos siempre me han gustado muchísimo,quizás porque
otros tiempos en los que todo era distinto.
Besos.

Cecy dijo...

Realmente bonitos.
Cuando paseo por San Telmo, un barrio de Buenos Aires, antiguo, rescato la mirada hacia carteles, pocos, pero que todavía existen y si, tienen una elaboración artesanal impresionante. Realmente son cuadros.

Muy lindo tu post.

Besos querido Amigo.

Logan y Lory dijo...

Ay Beker, hoy has conseguido llevarnos a la infancia. La de frascos de "emulsión Scot" que mi madre nos metió entre pecho y espalda.... y entre el aceite de hígado de bacalo (que sabía a rayos) con la famosa imagen del marinero portando ese gran bacalo, se intercalaban las botellitas blancas de Calcio B, Calcio + y Calcio 20... jajajaja

Era la dieta infantil de una época en que estas emulsiones lo curaban todo.

Era una publicad directa y simple, pero muy efectiva.

Un abrazo.

luisa maria cordoba dijo...

Esos anuncios antiguos son joyas, son preciosos, todo lo que huela a antiguo me gusta.
Bonita entrada Beker.
Besos.

*Luna dijo...

Hola cielo muy bonita y interesante entrada me encantan los carteles antiguos
un beso y feliz fin de semana

Angeles dijo...

Estos que muestras son especialmente lindos, y Cecy me recordó los de San Telmo...creo que están totalmente vigentes, al menos yo los sigo viendo, no tan pintorescos, pero siguen siendo la publicidad inmediata.
Besos.)

Lucía dijo...

Son preciosos esos anuncios antiguos, estaban muy cuidados. Ahora guardan el encanto de ese tiempo que al recordarlo nos pinta una sonrisa.
Bonito post, beker.
Un beso grande.

Ligia dijo...

Hoy día, o la publicidad te atrapa de tal forma que no sabes ni lo que se publicita, o todo es francés para las colonias, nombres extraños para los jabones de lavar, o chicas despampanantes para lo que sea...
Efectivamente, esa era otra clase de publicidad. Abrazos

Duna dijo...

Me fascina la publicidad antigua. Es mas auténtica y artística.
Cierto es que de usarse ahora, no llegaría al público como llega la publicidad de tv, o de anuncios inmensos en fachadas, o luminosos.
Yo pinto ropa a mano, y uno de los temas que mas me gusta pintar son los carteles de publicidad antiguos, de coca cola, de cola cao, de galletas...
Ojala pudieras proporcionarme algunos de estos carteles. Me es dificil encontrarlos.
¿Qué podemos decir de la publicidad subliminar? porque esa también existe y creo que vende mucho.

Un placer encontrar tu espacio y quedarme siguiéndote.

amelia dijo...

me encanta esos anuncios, en pared y en mosaico, te haces una idea de como era todo antes, parecia mas magico, ya apenas quedan, pero cada vez que veo alguno me quedo un rato mirandolos, y sino las que se ven en revistas o documentales de las de hace mas tiempo, tan artisticas,
espero que el viento de anoche no tuviera destrozos para ti, para mi la mas que me he quedado sin antena, en fin, tampoco me voy a quejar mucho, el tiempo ha hecho estragos por todos lados, mi antena al lado de esos desastres es un palillo suelto, saludos y que estes bien,

Esmeralda Martí dijo...

Interesante el mundo de la publicidad y cómo ha ido evolucionando, sobre todo en estos tiempos en que juega un papel muy importante en la economía, la venta de productos. Los soportes para llamar la atención han pasado a ser sofisticados y llenos de atractivo. Además, la difusión en todos los medios de comunicación es tremenda.
Bonitos esos carteles, que ya tenían su reclamo.
Alucino con algunos anuncios televisivos en los que imagen, música y contenido se unen para fascinarnos.
Y luego está el poder de la palabra, la fuerza del eslogan...
Feliz fin de semana, amigo.
Esperemos que el temporal no sea muy fuerte. Estamos en alerta roja.
Abrazos

Ursula dijo...

beker...

nostalgias y recuerdos que vivirán en anaqueles perdidos... donde a veces rescatamos esas maravillas que nos cuentan que también en esas viejas publicidades hay arte y belleza!!! acá hay un barrio "San Telmo" donde se exiben esas reliquias!!!

gracias por compartir este hermoso post!!!

hermosos días!!!

beso!!!

Ursula dijo...

amigo querido...

pasa por mi galería de guiños y caricias (columna derecha) cuando puedas o quieras... allí hay un premio para vos... es el número 15... te lo ofrezco con todo cariño!!!

hermosos días!!!

(si ya lo tienes y no quieres repetirlo lo comprendo)

Arantza G. dijo...

Yo el que más recuerdo es el del cola cao...."yo soy aquel...
posiblemente hoy no sería políticamente correcto.
Besos

Amanecer* dijo...

Beker un post interesante.
Recuerdo haber visto tambien ese tipo de carteles de cerámica en algún lugar, no recuerdo donde, pero realmente bellos, y además nos acerca aquella costumbre de antaño.

Besos.

Aldabra dijo...

Unosarteles muy chulos, sin duda. A mí la publicidad bien hecha siempre me ha gustado.

Este mes en la revista de Círculo de Lectores viene un libro muy interesante: "Busque, compare y si, encuenra un libro mejor, ¡cómprelo! (Los anuncios que se quedaron en nuestra memoria) - Sergio Rodriguez

Frases como:
¡Rasca, mamá!
A mí, plím, yo duermo en Pikolín
¿Es nuevo? No, lavado con Perlán
si no hay Casera, nos vamos
El algodón no engaña
Cuate, aquí hay tomate
Tenemos chica nueva en la oficina

¿Las has reconocido?

biquiños.

Encarni dijo...

Esta clase de publicidad con sabor artistico de otra época, me hace sentir también de otro tiempo que, por otra parte no conocí mucho, pero con el arte... se puede imaginar.

Un abrazo.

Yuria dijo...

Cuando en algún programa ponen anuncios publicitarios de hace unos treinta años, se nota mucho la diferencia. Nnca me ha gustado la publicidad, tal vez sea una asignatura pendiente.

Sin embargo, estos carteles que has puesto tienen muchoencanto.
Y, revistas antiguas que eran de otra época también tienen gracia y encanto.

Ahora, algunos anuncios se salvan, algunos. Un abrazo.

galicia maravillas dijo...

:) me gustan los carteles, en las calles, en cajitas, reproduciendo los anuncios de otros tiempos:) muy lindos los que nos traes, de la mano de Sinatra:) muy feliz semana!! No me he podido colar antes por aquí, he estado desconectada del mundo desde el viernes, se me ha hecho raro:) muchas gracias por tu visita:)) y muy felizlizlizlizzzzz semana:))) biquiñossss:))

Gara dijo...

Muy interesante esta entrada llevándonos en volandas a otro tiempo, donde la publicidad era diferente a la de hoy en día y como muy bien han dicho por ahí arriba, hoy en día si no sale una chica despampanante no hay publi ... ya ves, unos carteles preciosos, más elaborados y con un mensaje más claro ...

P.d: felicidades si ya ha sido o va a ser. Respecto al tiempo, no salimos de una para meternos en otra ...

RMC dijo...

Hola Beker, interesante texto, pasaba a saludarte y comentarte que mi poema “ES LA DICHA” compite en Antología Literaria,
si te gusta agradeceré tu voto, solo hay que marcar el circulo
en la columna derecha y pinchar vota, aquí te dejo el enlace
para ver el poema,
gracias por tu dedicación.
que tengas una feliz semana.

http://antologialiterariaactual.blogspot.com/

luna dijo...

Hola Beker,me encantan los carteles antiguos,por sus dibujos y coloridos tan elaborados y artístico y también por la sencillez del contenido que al mismo tiempo te lo dicen todo.

En París triunfan los carteles de TouloseLautrec promocionado los bailes de La Galette .

besitos

luna

irene dijo...

Me encantan esos carteles y es muy difícil verlos, me parecen verdaderas joyas, no deberían desaparecer.
Un beso.