lunes, 8 de febrero de 2010

- RECUERDOS DE SEDA

Aquel invierno había sido más frio que todos los demás. Abilio miró por la ventana y vio como las espundias habían cubierto el camino que bordeaba la orilla del rio, por el que daba largos paseos cada atardecer. Sintió que la senda de su alma se había quedado borrada y vacía, igual que la niebla del tiempo que envuelve la memoria. Un frio indescriptible se apoderó de él, después que se dio cuenta de que ya no había vuelta atrás, porque nada es para siempre, ni los sentimientos más hondos que nos acompañan en un momento determinado. Y como en un acto involuntario se sumergió en los recuerdos, en todas las cosas que había compartido con ella desde la infancia, en cómo fue descubriendo la vida a su lado, en cómo le trataba y todo lo que le enseñó. Aunque se creía inmunizado después de tantas desilusiones, no pudo evitar que su razón se viera doblegada ante aquel sentimiento tan voraz que de repente se apoderó de él y le dirigió la mirada hasta detenerlo, al pasar por delante de la habitación que permanecía con la puerta entreabierta. Aquel olor a cerrado tan penetrante, que le trajo a la memoria las largas sesiones de lectura bajo la luz de color membrillo, las cortinas moradas que llevaban incrustadas las huellas del tiempo, los portarretratos perfectamente alineados que mantenían vivas las sonrisas y aquella sensación de malvivir, la misma con la que ella afrontó los últimos años desde su silla de ruedas mirando al rio como ausente, mientras los demás deambulaban a su alrededor, hasta que su voz de seda, muy dulce, se fue apagando lentamente. Se puso la chaqueta de piel marrón, recogió la cartera que siempre dejaba en el butacón al lado de la ventana, se peinó el cabello hacia atrás con las puntas de los dedos y salió cerrando la puerta lentamente, como si por algún motivo extraño evitara despertar a quien ya no permanecía a su lado. Quién sabe si las cosas hubieran resultado distintas si no se hubiese comprometido de aquella manera, pero lo cierto es que la felicidad es tan frágil, tan fugaz, que muchas veces es incapaz de superar los dobleces de la vida y nos hace víctimas, porque no habrá nada más después de ella
.

26 comentarios:

Flor dijo...

Un triste recuerdo y una vida para intentar vivir.

Un beso
Flor

*Luna dijo...

Hola cielo triste pero me gusto muy sentido
un beso

luisa maria cordoba dijo...

Triste relato, pero muy hermoso, a veces los recuerdos nos hacen daño, pero estan ahí, ligado a nosotros.
Me encanta Michael Bolton.
Un abrazo.

Gara dijo...

Los malos recuerdos pasan, sólo hay que pasar página y aunque tardemos mucho en ello, ese dolor se irá mitigando a medida que pase el tiempo. Sólo hay que abrir las puertas a otra ilusión y volverá la sonrisa a nuestro rostro.

Un abrazo

Cantares dijo...

Muy romàntico este nostalgico relato.
Abilio siempre nos lleva por caminos dulces aunque con pena.
Muy bello, me encantan como narràs las historias.
Besotes

Lucía dijo...

Hermoso y triste relato. Los recuerdos muchas veces dolorosos.
Una música preiosa.
Besos, beker.

Lisandro dijo...

Primeramente dibujaste tan bien con tus letras ese espacio que aun no me lo puedo quitar d ela cabeza, y segundo es como si quisera escapar de un pasado pero a su vez como que lo hiria a buscar nuevamente!!! me ha encantado amigo!!!

Encarni dijo...

Triste y hermoso relato que nos has dejado ver con la puerta entre abierta, entre el pasado y el presente, entre la vida y la muerte, entre el amor y la nostálgia...

Un abrazo

María Socorro Luis dijo...

Emotivo y tierno. Resolución dificil, pero necesaria e inevitable.

Besos.

Aldabra dijo...

un relato que da mucho que pensar... mi pareja dice que si un día le pasara "algo" que le impidiera vivir una vida normal me pedirá que me aleje de su lado, que no querría para mí ese sacrificio... pero son decisiones que sólo las puedes tomar cuando de verdad te sucede... se hace muy dificil imaginar lo que harías realmente.

un relato muy bien contado, impecable.

biquiños.

irene dijo...

Ahora leo y vuelvo, no quiero que se me olvide decirte que la foto es una maravilla, la he agrandado, es preciosa.
Besos.

irene dijo...

Muy triste pero bonito relato de recuerdos.
Un beso, Beker.

Cecy dijo...

Pude ver esa caminata en el rió que recuerda, ese frió entrando hasta los huesos y del otro aquel al cual tanto le tememos.

Me gusto mucho el texto.

Besitos mi querido beker.

añil dijo...

"...la luz de color membrillo"

me gusta.

Chus dijo...

Aveces, solo aveces desearíamos desandar los caminos para que los recuerdos no nos produjesen dolor,
un precioso relato, un abrazo

toñi dijo...

Triste recuerdos de seda pero un bello escrito.

Un beso

Arantza G. dijo...

La felicidad es tan frágil que pasa de puntillas por nuestra vida y a veces, no la sentimos, apenas nos damos cuenta que ha estado junto a nosotros.
Muy emotivo el relato y muy bonito.
Besos

Sol dijo...

Ya lo han dicho casi todos... me encanto el relato... me meti en el... senti cada palabra, cada lugar con sus colores y aromas...
Muy triste algunos recuerdos... muy triste algunas vidas que se van y otros recuerdos que quedan...

Besos cielo, llenos de luz para ti!!!

El Panal de la Abejita dijo...

HOLA BEKER!!! DE VUELTA POR AQUÍ LEYENDOTE y puedo comentarte que la mayoría de nosotros busca una cierta clase de felicidad, cierta clase de paz, un lugar quizás especial y mágico. Pues vivimos dominado por la confusión, las guerras, las disputas, las luchas, anhelamos un refugio donde pueda haber algo de paz. Creo que eso es lo que desea la mayoría de nosotros...así proseguimos la vida, colgando de un hilo nuestra efímera y frágil felicidad. Así pues, concluyo con tus palabras..."la felicidad es tan frágil, tan fugaz, que muchas veces es incapaz de superar los dobleces de la vida y nos hace víctimas, porque no habrá nada más después de ella". Me encantó la música de Kenny G y por supuesto las imagenes, todas hermosas!! Regresaré. Un beso! Marisela:)

Angeles dijo...

Sentimientos de seda...con toda su suavidad y fragilidad.
Es un texto exquisito...
Besos:)

MORGANA dijo...

beker ..se metió dentro de mi alma y me caló hondo.....bellísimo.
Morgana.
Recuerda que antes tenía un Mundo Interior y dije que te avisaría cuando volviese.
Besos

Calvarian dijo...

Triste pero real. Hay veces que no hay nada más después de ella/él. Los recuerdos nos inundan y envuelven desde luego...
Bello relato, Felicidades.

Abrazos

salvadorpliego dijo...

Wowwwww... Realmente me impactaste.
Fascinante la historia.

Un verdadero placer leerte.

MIX EYES dijo...

Hola
Llegué a su blog gracias a "NUEVO AMANECER"
Y decirle que me ha encantado como escribe y su escrito me ha animado a seguir escribiendo e intentar transmitir una parte de mí a aquellas personas que quieran visitar mi blog y compartir conmigo aquello que me apasiona.
Espero que quiera visitar su blog, ya que soy principiante en la escritura y me encantaría tener su comentario.

Un beso, con cariño


MixEyes

MIX EYES dijo...

....visitar mi* blog...

sara dijo...

Precioso, bonito de verdad aunque un poquito triste.

Muchos besos.

Sara