sábado, 13 de marzo de 2010

- PASADO DE VUELTAS

Desde hace bastante tiempo, vengo leyendo en diferentes blogs que visito y también en éste, comentarios que se hacen referidos a los finales de los relatos que se escriben. He leído cosas como “triste final para un relato maravilloso; la imaginación supera la realidad; me gustan los finales felices…” Yo se que quien escribe tiene la libertad de darle la orientación y el sentido que quiere a su relato, pero hoy les quiero proponer este juego, que se que no es nuevo, porque se ha empleado con libros, series, películas, etc. pero me parece interesante, porque da rienda suelta a la creatividad. Yo he iniciado un relato que pueden leer a continuación y se trataría de que, los que lo deseen, LE PONGAN UN FINAL, porque esta historia puede tener muchos desenlaces. El motivo para participar en este juego, cualquiera, podríamos pensar que he cumplido hace poco un año más y que esto podría tomármelo como un regalo (sin ningún fin más que éste; no estoy haciendo ningún libro, ni nada de eso). Incluso podríamos valorar luego que final nos parece mejor… Una única condición: el comentario debería tener como mínimo 10 líneas (si es más, pues mejor)
.
PASADO DE VUELTAS

Después de una semana especialmente agotadora, en la que tuvo que sortear infinidad de dificultades relacionadas con los tres juicios en los que había representado a la acusación particular, especialmente en el último, una víctima por atropello, en el que se empleó al máximo para intentar demostrar que la joven que volvía aquella noche de sábado a casa en su sccoter roja, no había cometido ninguna imprudencia, sino que había sido víctima de una maniobra de adelantamiento ilegal a gran velocidad por parte de aquel funcionario del servicio de limpieza del Ayuntamiento. Así que decidió aislarse un poco de todo y refugiarse el fin de semana en la intimidad de la casa familiar del pueblo, que había ido pasando de generación en generación, hasta que al morir su padre dos años antes la recibio en herencia. Siempre le pasaba igual: el reencuentro con el ambiente de la casa donde había discurrido su infancia y buena parte de su adolescencia era como un bálsamo que le calmaba todas las ansiedades que le provocaba el trabajo. Llegó a primera hora de la mañana del sábado, recorrió todas las estancias donde, al igual que las palabras de una novela, todo permanecía perfectamente colocado, abrió las ventanas de la parte alta para que se ventilara la vivienda y se detuvo un largo rato a mirar el mar, que a esa hora era como un enorme manto azul que apenas se movía. Dio un largo paseo por la finca para alimentarse del aire, viendo las plantaciones de plataneras y aguacateros que atendía D. Miguel, el medianero que se ocupaba desde hacía muchos años del cuidado de las plantas y de la tierra. Al mediodía se instaló en la cocina vieja, uno de sus lugares favoritos, se preparó una suculenta ensalada, bebió té de manzana y con la música de Benito Cabrera de fondo dejó vagar su pensamiento por los rincones de aquella casona, en un diálogo sin palabras, porque en cada lugar se habían ido escribiendo muchas historias en un código secreto, como un tesoro oculto, que sólo algunos sabían descifrar. Le gustaba especialmente recordar aquella época de pequeña cuando hacían la matanza del cochino y venían sus tíos y primos y, junto a sus hermanos, correteaban por todos lados en medio de un jolgorio que les dejaba exhaustos al llegar la noche. También recordó el día que su hermano marchó para ir a estudiar a Londres, las riñas continuas que tenían, hasta ese día que le perdió y se dio cuenta de que nunca la vida allí sería igual sin él. Después de comer subió a su antigua habitación, con un libro de poesía que había seleccionado de la gran estantería de roble oscuro del salón. Se tumbó en la cama y rápidamente se sumergió en la lectura de los versos, que le parecieron tremendamente bellos. Todo parecía perfecto, hasta que al llegar a la página 22, la fotografía en blanco y negro que se escurrió entre sus manos la cogió extrañamente desprevenida y la llenó de curiosidad y preocupación. Muy lentamente cerró el libro, estudió durante largo rato la foto, leyó las breves líneas garabateadas a mano que había en el anverso y sólo dijo “mierda” muy bajito, que era la palabra que le salía cuando algo se torcía mucho y la incomodaba. Se tumbó boca arriba y quedó muy pensativa, porque lo que parece increíble sucede muchas veces con pasmosa facilidad ...
.

35 comentarios:

Cantares dijo...

.... la imàgen de esos niños tomados de la mano con sus trajes escolares le trajo al presente esos pequeños detalles que forjaron gran parte su vida, juegos, sentimientos, tradiciones y costumbres que dejò ir sin recordar porquè, en un instante volvieron las perfumadas tardes de verano, el aroma del puchero en la cocina, la mesa familiar. Todo eso ahora regresaba al presente como si hubiera sucedido minutos antes, mirò hacia la puerta esperando verlo aparecer pero sabiendo que no ocurrirìa. Recordò cada detalle de la niñez compartida y lo invadiò un dulce y tierno sentimiento, comprendiò que por fin estaba madurando.
Esa tarde comenzò la primer carta manuscrita que hacìa en mucho tiempo.
Querido hermano:

Amigo, aquì dejo mi engendro, usarè gafas negras en las pròximas visitas.
Beker, beso grande

Cantares dijo...

En comentario aparte del papelòn anterior
¡Feliz Cumpleaños!!!!
Espero que lo hayas pasado fantàsticamente, que ya te hayan entregado la llave de la puerta y se te permita beber unas cervezas jaja
Beso grande.

Angeles dijo...

Feliz cumpleaños!!
Me gusta esta idea, yo no escribo, me gusta leer cosas buenas por eso paso siempre por acá.
Es hermosa esta historia y muy bien llevada con ritmo y llena de imágenes.
Me hiciste recordar un sueño que tuve hace unos días: estaba yo leyendo un libro con una lupa y en la página 440 encontraba una pulga, no da para un buen final pero tu relato lo trajo a mi memoria...:)

Feliz nuevo ciclo de Vida!!
Besos:)

Eurice dijo...

Rememorar la niñez, no es cosa facíl.
Pero todos sabemos que las fotografías son ventanas que nos abren al mundo, un mundo que ya pasó, es cuando se amalgaman los recuerdos y somos capaces de recordar detalles hasta de breves conversaciones de aquel tiempo, que puede ser algunas veces mejor y otras peor.
Me ha gustado el post, además la música es tan adecuada que entran ganas de recordar sin tener una sola instantanea al alcance.
Un saludo.

Brisa de Venus dijo...

...y los secretos tenían mucho de aquello. Miró al techo, todavía podía sentir los versos del poema, envueltos con la imagen de su madre sujetando la fotografía ese hombre conocido. De nuevo volvió a tomar la foto e inspeccionó la perfecta caligrafía y leyó: ... la primavera siempre contigo.
Sonrió, le resultó curioso que apreciando aquel verso, se descolgará del poema y apareciera manuscrito entre sus manos. De golpe recordó la extraña felicidad de su madre mucho tiempo atrás,y aquellas ganas de aprender a leer que llenaba de entusiasmo la casa.

Brisa de Venus dijo...

Se me olvidó!,¡ Feliz Cumpleaños!

Un abrazo fuerte.

lisebe dijo...

En primer lugar feliz año!!

.." Y después de estar largo tiempo con los ojos cerrados tumbada y rememorando viejas anécdotas de antaño, un escalofrio la recorrió de arriba abajo, estaba paralizada era como si el tiempo se hubiera parado en un momento de su vida y no quisiera correr adelante.. su niñez su hermano y esa página en blanco que la martirizada pensando.
De un salto se puso las zapatillas y bajo las escaleras que la llevaron a la vieja biblioteca, allí recordó que cuando era niña entre los libros del último estante tenía guardado su libro secreto, urgó hasta encontrarlo entre libros llenos de polvo y recorrió las páginas que le llevaron justo a la página 22 allí encontró la respuesta que andaba buscando después de cerrar su libro en la habitación unas enormes palabras sobresalían en gótico antiguo "carpe dien"..

Se le iluminó la cara pensó en los fatídicos momentos de toda la corta historia de su vida, y se sobrecogió pensando en la respuesta sencilla :

A pesar de lo malo de la vida de los trozos inacabados de historia solo había una satisfacción ¡saber vivir!!! y estaba dispuesta a hacerlo se dijo CARPE DIEN!!

La vida es corta y hay que saber vivirla lo mejor posible.. y eso era lo que iba a hacer . Fuera los fanytasmas que la atormentaban, los miedos, las incognitas.. vivir como si siempre fuera el último día !! eso es lo que iba a hacer.

Y con una sonrisa dibujada en sus ojos y una sonrisa grito CARPE DIEN!!!! Y SUSPIRO TRANQUILA."

Espero que te guste este final mi querido Beker.
Besossssssssssssssssssssssss

beker dijo...

Uff que bien, esto va tomando forma :) gracias por participar !!!

Ligia dijo...

Aquella foto era la confirmación de los temores que últimamente envolvían su vida. Aquellas palabras escritas en el anverso sólo deshacían el nudo que llevaba un tiempo agobiándola, eran el último peldaño que necesitaba para entender la oscuridad que marcaba sus pasos desde la muerte de su padre.
Sus hermanos, o los que hasta ese momento consideraba como tales, no entendieron por qué la casa familiar había quedado en herencia exclusiva para ella, y sin más explicaciones, se fueron alejando uno por uno. Trató de buscar una respuesta a esa falta de afecto familiar rebuscando entre papeles oficiales en el juzgado donde trabajaba, desentrañando en estos dos años una serie de preguntas que ahora, finalmente, entendía.


Aquí dejo mi aportación y mis felicidades atrasadas. Abrazos

entreluces dijo...

No creas tú querido Beker que está facil el asuntillo,,, ufff

A mí al menos me lo has puesto supercomplicado porque el "kid" de la cuestión está en esa fotografía que la deja "descolocada" y más en las palabras de su anverso,,,,

Iré pensando y si se me ocurre algo volveré,,,,,

Esmeralda Martí dijo...

Vinieron, de repente, a su memoria, aquellas palabras escuchadas detrás de la puerta de la cocina, en el verano del 72. Apenas tenía ella 12 años y no supo cómo interpretar la escena. Rita, la cocinera, se limpiaba los ojos de las lágrimas que le resbalaban suave y lentamente por las mejillas. Frente a ella, tía Matilde, la tía madrileña que solía frecuentar la casa durante las vacaciones de verano, la escuchaba con los ojos crispados y un movimiento constante en el que retorcía sin parar los dedos de las manos...
"No puede ser. Es imposible" decía tía Matilde. "Paco no, Paco no"...
¿Por qué ahora, me venía aquella escena a la mente? ¿Por qué, la marcha de mi hermano luego, a Londres? ¿Por qué nunca supe más de Rita? Y ahora, aquella foto, después de tantos años. Aquella dedicatoria garabateada y un poco ilegible. "Tuya siempre".
Los ojos de Rita me recordaron los de mi hermano. Eran inmensos, negros como el azabache; los míos verdes, tristones (ahora humedecidos por la impotencia y el dolor de aquella mirada en blanco y negro mirándome fijamente).


Felicidades, Beker. Ahí va mi humilde aportación. Aquí estaré postrada con el peroné roto desde esta mañana y la pierna escayolada. Impotencia. Paciencia me digo yo.
Suerte con este reto que nos planteas. abrazos

galicia maravillas dijo...

PARTE 1

Muchísimas felicidades!! Me ha llevado un rato largo escribir algo, y bueno, yo misma me he liado y ya no sabía cómo seguir e intentar ser coherente :) pero lo he intentado que conste :))) muchas gracias por tu visita!!! repito: muy feliz cumpleeee!!
...creo que me ha salido un poco largo, pensaba en diez líneas en din A4, por eso me he pasado de la raya :)) total, para no decir mucho, pero es que me enrollo mucho escribiendo :)
aquí va!


Esa fotografía… su mente se sumergió en el recuerdo de una tarde de verano, cuando después de un paseo en bicicleta, ella y uno de sus mejores amigos, volvían a casa para ver La reina de África, acurrucados en el sofá; ya empezaba a oscurecer, se escuchaba cómo los grillos alertaban de que ya era hora de recogerse y de que el manto de estrellas cubriese el cielo; sus voces llegaron tan alto que antes de que la pareja se acomodase, recibieron respuesta al encenderse, con suavidad, las estrellas sobre la bóveda celeste. Ella recuerda que se quedó dormida, al despertar, recordó las orejas de Bogart en la escena en la que imita a un hipopótamo, y se dio cuenta de que su amigo no estaba ya, pero que le había tapado con una manta, y le había dejado una nota, diciendo que pasaría unos días fuera, pero que cuando volviese con su familia, la visitaría; ella sonrió, aún medio dormida y subió a la habitación; ya en cama, siguió soñando…Le quería. Y lo recordaba con tanta tristeza! su amigo, no sabe aún hoy por qué, no volvió a los pocos días, ella se enfadó, le encantaban los paseos, y las películas, y sobre todo, las risas, y que desapareciese de repente hizo que a partir de entonces dudase siempre de que las personas que iba conociendo, iban a estar ahí al día siguiente. Con el tiempo, ese recuerdo, que sólo fue una gota de tiempo, se deshizo en otras sensaciones, más amargas, se multiplicó en cientos de pequeñas gotas que fueron haciendo mella en su ánimo; se sintió culpable, aunque no sabía porqué, se sintió abandonada, aunque se preguntaba si sería ella sola la que sentía que una parte de sí misma, de una vida posible, se había ido con ese amigo al que le gustaban los paseos en bici y las películas de aventuras, se sintió anestesiada, inquieta y olvidada, con un olvido que ella tenía que recoger también, si quería volver a saber respirar, y sentir las voces de los grillos avisando de que se acercaba la noche, o ver las estrellas que cubrían de luz los trocitos de cielo que alumbraban los marcos de las ventanas.

galicia maravillas dijo...

Y PARTE 2
(...es que no me cabía todo en uno:) sorry!

Hoy recuerda también el día que decidió guardar en un lugar de su corazón el tiempo en el que estuvo con su amigo, esa tarde de bicicletas y cine, una mañana de excursión por el campo, cuando de tantas cerezas que comieron casi acaban con una indigestión, y el ataque de risa al recordarlo a los pocos días… todo lo guardó, con cuidado, en su ventrículo derecho, y lo cubrió con una manta, como hizo él, para que no les cogiese el frío; y ella se alejó, aunque ahora que lo piensa, se da cuenta de que lo que hizo fue caminar en círculos, y hoy… esa fotografía de ella, con una polaroid, dormida, y sonriente, soñando con África, y por el anverso, la caligrafía de su amigo de la bicicleta, con una dirección postal, un te quiero como una catedral y un si no vuelvo en unos días, no es porque no quiera. Todo este tiempo! Ha sido vivido, sí, pero ahora, quizás, tuviesen la oportunidad de revivirlo. Le había dado tantas vueltas, había imaginado tantas posibilidades, ahora le podría quitar la máscara al misterio. Sonrió, se levantó y bajó al salón, conectó el dvd, escogió una película, aunque no una cualquiera, dirigida por Huston; se acercó al escritorio, bajó el volumen del televisor, sacó del cajón folios, y un lápiz, porque le gustaba, al escribir, sentir la mina de carbón rozar con el papel, y empezó a notar cómo los garabatos la acercaban más y más hacia su corazón.
13 de marzo de 2010
PD: ella, recibió su respuesta a los pocos días, quedaron en el cine del pueblo, que en verano, es al aire libre, bajo un manto de estrellas, acompañados del canto de los grillos.

y colorín colorado... ¿quieres que te lo cuente otra vez? :)) feliz cumple!!!

Belkis dijo...

Bueno bueno, que interesante reto el que has lanzado a tus lectores. Me parece genial y lo que vas consiguiendo mejor aún. Esta vez me abstengo de participar, es la primera vez que te visito, y prefiero antes empaparme del contenido de tu espacio. Te agradezco tu visita y tu comentario tan coherente y preciso. Es un placer conocerte. Un saludo

Belkis dijo...

Perdona, me olvidé felicitarte por tu cumpleaños, con algo de retraso, pero los buenos deseos siempre vienen bien, aunque sea unos días después. Lo mejor para ti

amelia dijo...

No me gusta poner finales a las obras de los demas, solo a las mias, asi que no te puedo ayudar con eso, prefiero leerte a ti sin mas,
veo que has cumplido años, pues aunqeu tarde, qeu cumplas muchos mas!!!!!!!

azul dijo...

yo te quiero felicitar..yo tambien hice esta semana un año..me parece tu idea muy original y voy a participar...pero ahora no que es muy tarde ssssshhhhh

No he leido ninguno de los comentarios...ssssshhh

Un beso..

Montxu dijo...

Así fue como conoció la verdad, comprendió el porqué de tantos recuerdos añorados eran visitados desde hacía algún tiempo se recordaban tan cercanos. En su mente lúcida aquel día comprendió el porqué D. Miguel aquel señor tan amable, que desde tiempos atrás recordaba de la niñez le saludaba tan efusivamente y con tanto cariño hoy la había ignorado. Observándole desde la lejanía su semblante triste en sus quehaceres.
Comprendió como esta semana tan dura se hizo aun más viéndose ignorada en su trabajo, recordó a su hermano ya no desde una lejanía, si no como una visión presente en el tiempo, su ahora tiempo.
Y todo apareció de repente en la foto estaban su hermano y ella en la sccoter roja de él y que heredó hacía ya tiempo, mientras en el dorso se leían con claridad “siempre te querré hermana mía”.


Agur un saludo.

PD. Zorionak "Felicidades" espero te agrade.

sara dijo...

...Aquella fotografía en blanco y negro mostraba un momento de su infancia en el que fuera tan, tan feliz.
Acababan de dar las vacaciones de verano. Era un día claro, con mucho sol.
Su madre estaba cocinando, su padre trabajando en el campo, ella y su hermano jugando junto a las plantaciones de D. Miguel.
La fotografía mostraba a ellos con un pañuelo tapándose los ojos, alegres, jugando a la gallinita ciega.

De repente le vinieron recuerdos, ilusiones y sueños compartidos con Pedro, su hermano.

Se levantó, rápido, cogió la foto y fue directa a su teléfono, marco el número:

- Sí?

- Eres, tú, eres Pedro?

- Si, y tú quien eres?

- Soy tu hermana, soy Claudia..

- Claudia!!!

- Si, soy yo.. te eché mucho de menos,sabes?, dónde estás?

- Estoy en Mallorca, trabajando.., quiero verte, hermana..



Charlaron durante mucho tiempo, a los pocos días se vieron, y recuperaron el tiempo perdido, aquella fotografía en blanco y negro les había reunido de nuevo, les había recordado sueños y felicidad, mucha felicidad que compartieron durante su infancia.

sara dijo...

Aquí te dejo mi final Beker, un placer leerte..

Ah!! Que me olvidaba, FELIZ CUMPLEAÑOS!!

besos y abrazos de tu niña gallega

sara

beker dijo...

Sinceramente, les agradezco mucho el interés y el esfuerzo personal que seguro les ha supuesto participar en este juego de posibilidades. He leido con muchísima atención las aportaciones que algunas/as han hecho y estoy muy contento. No se como terminará esto, pero si les puedo decir que ha sido una aventura de fin de semana muy gratificante... gracias una vez más:)

mimbre dijo...

Hola Beker...
Realmente estoy fascinado, con las respuestas a tu pedido, por mi parte tengo las articulaciones media entumecidas, así que lo dejo para la proxima vez...Si¡¡¡
Gracias por tus palabras, AMIGO¡¡
Un abrazo enorme
Osvaldo

Arwen dijo...

Gracias Beker por tu visita a mi blog y bonito post el que nos dejas de tu interesante viaje. Me acercaré a menudo por aquí a leerte.

Un abrazo.
Arwen

Alicia dijo...

Cuando pensaba que ya casi habia superado esa fatidica, esa tremenda, esa inolvidable historia los recuerdos la inundaban sin que ella quisiera. Y volvió ha estar allí en esa tarde de verano junto al lago, y sintió el calor en su piel y olor a campo.. y su colonia, ese olor que la hacia soñar con algo que pensaba, jamás ocurriría. Pero ese dia todo cambio, entre risas y juegos,entre historias inventadas por dos adolescentes con todo por vivir, llegó, el mágico primer beso. Y no podría haber sido con otro que no fuera él. Entonces muchos años despues de aquel dia de verano en el lago se acordó de esa canción que hacía tiempo había dejado de atormentarla '' y es que empiezo a pensar que el amor verdadero estan solo el primero, y es que empiezo a sospechar que los demas son solo, son solo para olvidar...'' y como aquella noche en la que el partió hacia su destino, ella rompió a llorar.

sedemiuqse dijo...

y mientras pensaba se quedó dormida. Soñaba que había regresado a su casa...Esas paredes llenas de olores, de voces, ese suelo de madera que al pisarlo el crac, crac crac le parecía música celestial. Esa casa era su refugio, soñaba, soñaba, con ese libro en la mano que ella abría en el que encontró una fotografía,y exclamo, mierda!!!y en ese mismo instante se despertó al lado de la orilla del río, tenía mucha sed, pero sintió un extraño ruido y dio un ladrido, acercó su hocico al agua y de unas cuantas lenguetadas calmo su sed. se miro en el espejo de las aguas, y se dio cuenta que todo había sido un sueño.

je

Besos y amor
je

irene dijo...

En primer lugar, aunque con retraso, muchas felicidades.
Me parece una bonita idea, que cada uno le ponga un final, yo lamento no poder hacerte este regalo, la imaginación no es mi fuerte, y según tengo el ánimo, seguro que le pondría un final terrible.
He leído algunos de los comentarios y no están mal, seguro que con su ayuda y tu imaginación, le buscarás un final perfecto, o casi. La fotografía es preciosa.
Un abrazo, Beker.

Ruth dijo...

.......Una mueca de amargura se dibujó en su cara mientras seguía con la mirada fija en aquellos dos rostros que parecían sonreírle desde el otro lado. ¿Por qué aquí, por qué ahora? era la pregunta que seguía martilleando su mente; no entendía por que la vida le hacía esta jugarreta justo cuando ya hacía tanto tiempo que creía sanada aquella herida. Se asomó a la ventana intentando absorber todo el aire fresco del que fuera capaz para llenar sus pulmones, en un intento de evadirse de aquel ataque de ansiedad que estaba empezando a sufrir y cuyos síntomas ya conocía a la perfección. Sólo respirando la suave brisa del mar empezó a serenarse y a comprender que había llegado el momento de enfrentar todo aquello, justo en el lugar donde todo había empezado; sabía que nunca conseguiría auyentar los fantasmas del pasado y había comprendido que con ocultarlos nada se conseguía; por fin se vió con fuerzas para aceptarlos y aprender a vivir con ellos.

Subió al desván y sacó una gran caja de cartón polvorienta, llena de juguetes de antaño, de recuerdos que había tratado de olvidar inútilmente, con sigilo sacaba una a una todas las piezas de aquel rompecabezas que finalmente había decidido recomponer, las acariciaba a la vez que cerraba los ojos en busca de aquellas imágenes que aunque rotas sabía que le pertenecían, y poco a poco los ecos de aquel incierto pasado empezaron a resonar en su mente, y esta vez les abrió la puerta de su corazón de par en par, sin pretender huir de ellos, hasta que finalmente rompió a llorar pausada y serenamente; lloró durante largo tiempo, lloró por las heridas del pasado y por las de presente. Por fin había conseguido sacar fuera todo aquello que la afixiaba y sobre todo dejó volar aquellas lágrimas por la ausencia de su hermano, aquellas que no pudo derramar el día de su funeral tres semanas después de su partida a Londres.

Aquel llanto derritió todo el hielo que había forjado en su interior, todo aquel miedo a amar y a ser abandonada nuevamente; y en su fragilidad se descubrió a sí misma: una mujer llena de vida purificada por el torrente que había se había desbordado en su interior....

Bueno aquí mi humilde aportación.

Besos.

Lucía dijo...

Primero ¡FELICIDADES!, sí ya sé, con mucho retraso, pero por eso te las dejo ENORMESS!!

Ufff,el reto que has puesto ¡genial! Y todos los finales me parecen buenísimos.Pensaré y si me sale algo te lo dejo, aunque visto lo visto, mejor me callo, jejeje.
Besos fuertes beker.

Gara dijo...

Muchas Felicidades, Beker!

Hemos cumplido en la misma semana, así como Azul, según he leído por ahí...

Y su corazón volvió a parpitar al leer a aquella frase escrita por aquel chico que tanto había significado para ella: “y si algún día, nos separamos, se que en otro tiempo, volveremos a comenzar …”- una lágrima resbaló por su mejilla, en ese instante todos sus recuerdos volvieron a su mente, como aquel día tan especial para ella, el que cumplía los 15 años y el chico con el que salía le había regalado ese libro de poemas con el consiguiente juramento de amor eterno …
Las risas de unos niños, de pronto, la hicieron volver a la realidad, se dirigió con paso lento hacia la ventana y miró detenidamente al exterior, se quedó paralizada, ahí estaba el, delante de la ventana con sus hijos, instantáneamente el levantó la mirada y se quedaron embelesados, mirándose largamente...

Duna dijo...

Beker, muchas gracias por votar mi blog. ´
Leí tu proyecto, y estoy pensando como plantear mi participación.
Me parece una magnífica idea , y un buen incentivo.

Un beso amigo

RMC dijo...

Hola Beker, en primer lugar te deseo muchas felicidades para ti,
decirte que me parece interesante tu texto, disculpa si por falta de tiempo no puedo participar en el juego de posibilidades, espero hacerlo en otra ocasion.
que tengas una feliz semana.
una abrazo.

GLoRia dijo...

Para mi la fotografía sería de un amigo de la familia, conocido por ella, de hace muchos años. Sólo que esta vez el comentario que aparecía detrás de la foto le descubrió que la relación que mantenía este hombre con su madre, no era simplemente amistosa. De esta manera fue descubriendo mensajes ocultos en aquellos libros y fue apasinandose por la historia que en un pasado hizo vibrar al limite el corazón de su madre. Ahora ninguno de los dos vivían y trataría de descubrir los detalles de aquella historia, realizando su propia investigación...

Lo primero que se me ocurrió.

Un placer tu visita y el venir.

Besicos.

Logan y Lory dijo...

Hacía muchos años que había escondido en aquel libro la fotografía de su primer amor, aquél que decidió abandonar un día cuando le dió el no a la petición de matrimonio de él. Ella tenía claro las metas que quería alcanzar, su carrera, lograr una buena posición social y aspirar a algún hombre que estuviera a su altura, tanto profesional como social. ¿Qué podía ofrecerle el hijo de Miguel, el jornalero?. Solamente una vida de estrecheces, renunciar a sus estudios y ser una simple ama de casa, al igual que sus amigas del pueglo.

Si, aquella foto le hizo recuperar su pasado, sus logros, la brillantez de su carrera y su fallido matrimonio, en el que solo había un intercambio de formas correctas, exento de cualquier atisbo pasional. La foto de aquel muchacho que la sujetaba abránzola desde atrás, manteniendo la bicicleta en la que ambos paseaban a lo largo de la playa en las tardes de verano, le hizo darse cuenta de la inutilidad de su actual vida. Sabía por el viejo jornalero que Miguel, su hijo, había decidido permanecer soltero. Señorita, le dijo nada más verla: A mi hijo le gustará mucho saber que está usted en la casona, si quiere vaya a visitarle.- Lo haré Miguel, tengo ganas de charlar con tu hijo. Y el viejo Miguel añadió: El todavía la espera, señorita.

Aquella fotografía le devolvió las ganas de recuperar la vida que abandonó hace años. Dedició que tenía el dinero suficiente para retirarse; sus padres además de la casa había repartida una abundante fortuna y eso le permitía poder vivir holgadamente.

En ese instante, volvió a meter la fotografía entre el libro, se puso una chaqueta, y con el libro en la mano salió de casa dirigiéndose al encuentro de su antiguo amor.

Estaba dispuesta a emprender la vida que tantas veces había añorado, y el primer paso era ir a visitar a su primer y único gran amor: Miguel.

Carla dijo...

ya que no recordaba esa fotografia, habia pasado tanto tiempo..., la había encontrado en un bahúl. Era alguien en un ataud, una foto de un velorio, pero se ve que en aquellas epocas se usaban... Lo mas extraño era que la imagen de la persona en el cajón, era la de ella. Si, siempre se olvidaba que habia muerto, hasta que encontraba esta fotografia, y otra vez la misma palabra: mierda!

Aldabra dijo...

no he leído ningún final para que no se coaccione mi imaginación.

¡Mierda y mierda!, se repitió esta vez en alta y con un tono de más cabreo.

Estaba segura de que había destruído todas las fotos. Pero no ahí estaba el capullo de Tomás, incordiándola justo cuando necesitaba estar relajada y tranquila. La verdad es que estaba condenadamente guapo. Tan joven. Hasta parecía sincero y todo. En esa época eran muy felices. ¿Qué habría sido de él? Todavía conservaba su número de móvil. Incluso ahora estaba tentada de llamarle. Podría aprovechar la excusa de que estaba en el pueblo y... ¡Imbécil, eres imbécil!, se dijo a sí misma, mientras se incorporaba y se levantaba de la cama donde se había tumbado hacía un rato. Adiós descanso, bienvenida ansiedad. Porque una comezón empezaba a corroerla por dentro. Por más capullo que fuera Tomás, era sin duda el hombre de su vida. Lo tenía muy claro. Ojalá tuviese claro cuando iba a ganar algún juicio. Tomás, encantador de serpientes y niño desvalido al mismo tiempo. Podría llamarle. Probar. Total, ¿qué perdía? Habían pasado ya varios años y quizá ya tuviese una vida nueva, sin ella. Eso sí tenía que inventar una buena excusa. Después de pensar un rato muy reconcentrada, se dijo en alto: "Ya lo tengo". Y comenzó a marcar el número de teléfono.

(Lo que queda por escribir es otra historia.)

biquiños,