miércoles, 26 de mayo de 2010

- EN LAS LINEAS JUNTAS DE TU MANO

Fue en un día cualquiera, un día de hechos pequeños, nada importante. Fue en un día simplemente reposado y en esa hora en la que la luz del sol se rendía poco a poco a la oscuridad y se empezaba a atenuar el brillo de la calle. Las cosas pasan a veces sólo porque la casualidad las agita y como en una mesa de billar, se producen encuentros fortuitos recubiertos de anonimato. Ni tan siquiera quiso que fuera un momento especial, ni reparó en su nombre indiferente, del que no sacó ninguna conclusión. La trascendencia de ese acto casi involuntario, de ese cruce fortuito, sólo la comprendió con el tiempo, cuando se repetía el deseo íntimo de hacer desaparecer al resto del mundo y quedarse sólo con ella bajo un escalofrío de encantamiento que anticipaba el amor, cuando esperaba cada mañana por la misma sonrisa en su universo particular imaginado que producía hasta vértigo, cuando entendió que no podía poner límites al presente y menos aún renunciar al futuro, cuando enlazaban miradas que duraban una eternidad, cuando buscaba en su mano las mismas líneas que en la suya para sentir que seguirían en el mismo camino siempre o cuando le pidió que siguiera pintando su universo de colores bajo un cielo de estrellas tan infinito como la vida sin barreras en ese momento. Quién sabe si ese primer encuentro fue como abrir un mural en blanco en el que a partir de ese momento se fueron gravando con el corazón latiendo mil sensaciones, muchas imágenes que devoraron sus ojos de cada rincón que recorrieron juntos disfrutando de todos los minutos, mil frases cortas todas dedicadas al amor, porque sentía cada día que nadie sabía querer como ellos se querían. Todas esas frases que se decían y que eran como un regalo, las llevaba pegadas a los labios en todo momento y las usaba para salvarse de la soledad, en esos momentos mágicos en los que hay que coger aire para volar y así dormía, abrazado a la nada, abrazado a un sueño sin tiempo. Se preguntaba cómo podía echar tanto de menos a alguien, imaginando solamente su ausencia.
.

22 comentarios:

*Luna dijo...

Hola cielo que bonito texto es precioso si claro que se puede echar de menos a alguien con solo imaginar su asusecia
un beso corazon

Cecy dijo...

A veces imaginar ausencia es el miedo real a que se haga ausencia. Cuando el amor se mete dentro no queremos que se vaya nunca.

Lindisimo Texto.

Un gran beso.

Cantares dijo...

Los sentimientos nos tienden puentes o los cortan, ellos tienen vida propia y se manejan a su antojo sin que los podamos controlar
Besos.

Mar dijo...

Mil frases cortas dedicadas todas al amor...

¡Qué bonito, niño. ¡Qué bonito!

Besos.

(Se me ha escapado una sonrisa al escuchar Noches de blanco satén... ¡Si yo te contara! ;))

Aldabra dijo...

¡guau, beker!
todas las imágenes del texto son sutiles y preciosistas.
es conmovedor.

bicos,

gaia56 dijo...

Maravilloso tu texto, algunas veces de prosa poética misma. Me dejó pensativa, encandilada, trasportas a esos momentos que alguna vez hemos tenido la dicha de disfrutar... y de los que nos queda imaginar ausencias.
Un beso.

Esmeralda Martí dijo...

Qué bonita es la huella que deja la ausencia de alguien que nos transportó al paraíso, alguien que compartió frases y momentos inolvidables!!!
Me gusta el gesto de mirar las rayas de la mano. El destino se preocupa de trazar caminos o borrarlos. Es el destino quien se encarga de regalar y de quitar, enfin... pero queda la memoria, afortunadamente, de lo que valió la pena; lo que no, que se lleve el viento su perfume.
Precioso. Qué bien escribes.
Un beso

Calvarian dijo...

Pues si se hace difícil comprender como se puede echar de menos a alguien únicamente habiéndole soñado, habiendo imaginado el contacto de esas líneas de las manos, habiendo...
En fin la vida es así.
Abrazos

Ligia dijo...

El amor nos ciega a veces de tal forma que no vemos más allá de las líneas de la mano...
Precioso texto. Abrazos

Coraline dijo...

cuando se quiere tanto a alguien muchas veces hay cosas para las que no encontramos respuestas.. es increíble como se puede llegar a sentir con cada parte del cuerpo.. y también da tanto miedo..
muchos besos :)

MORGANA dijo...

Beker,te dejo un regalo en mi laberinto.
Besos.

Balovega dijo...

Hola amigo... Una maravilla.. Un saludote de buen fin de semana...

Lucía dijo...

Cuando se instala el amor, tanto que hasta en las lineas de las manos se reconoce, es muy fácil sentir el miedo de la ausencia. Aunque esta sea sólo imaginada...

Bello texto beker:)

Un beso grande, amigo mío.

Logan y Lory dijo...

Cómo poder vivir sin lo que nos da la vida!!!.

Claro que se echa de menos a quien amamos, incluso solo imaginando su ausencia, plasmando la necesidad del otro aún en nuestro sueño.

Hermosísimo tu texo.

Un abrazo, de dos.

Angeles dijo...

pffffff, tremendamente bello esto. Te superas cada día amigo. Haces sentir y eso es... magia de escritor.
Besos:)

mimbre dijo...

Hola Baker...
Que decir ante esta hermosa prosa poetica...Solo duele la ausencia, aún teniendolo es del ser amado. Si no hay amor, que más da¡¡
Felicitaciones¡
Gracias por tus palabras,AMIGO¡
Ciertos juegos que me permite la pluma, con historias verdaderas¡
Un abrazo enorme y buen Domingo¡
Osvaldo

Linda L. Torres dijo...

En esas líneas quedaron grabados los momentos que son inolvidables. Muy bello escrito!! demasiado bello. La melodía también transporta a otro mundo...hace tiempo no la escuchaba.
Buen dia amigo!!
Abrazos.

HADALUNA dijo...

Cuanta belleza describes con tus palabras.
Ese destino que a veces juega con nosotros sin nosotros saberlo.

Besitos mágicos en esta soleada tarde de domingo.

irene dijo...

Un sentimiento muy bello, intenso, con tanta intensidad como para causar tanto dolor el sólo hecho de imaginar su ausencia, ¿siempre tiene que ser así?, ¿no es un gran amor si no va acompañado del miedo a su pérdida?, siempre me pregunto si con el amor, inevitablemente, van unidas las dos palabras, dolor y gozo.
Como siempre, me encanta tu relato.
Un beso, Beker.

irene dijo...

Me entusiasmo con tus letras y se me olvida comentarte tu música, una maravilla esas Noches de blanco satén, me trae recuerdos de juventud..., ya muy lejanos.
Un abrazo.

Ruth dijo...

Estremeces con cada línea con cada palabra....

Los sueños a veces nos dan una vida ajena a la nuestra con el único objetivo de hacernos sobrevivir.

Besos.

plinnn... dijo...

me gusta la fotografía, y me encanta el texto :) moitos biquiños :))