viernes, 6 de febrero de 2009

- DEL AYER, HOY Y SIEMPRE DE LA EDUCACION

Aunque no suelo hacer entradas relacionadas con la Educación, a pesar de que es a lo que me dedico, no he podido evitar hoy hacer una reflexión en voz alta sobre la enseñanza, ahora que en mi trabajo estamos inmersos en pleno proceso de evaluación de la primera parte del curso. Cada año, este también, vuelvo a “padecer” la sensación de “pérdida de energía” que me provoca la actitud de algunos estudiantes que pasan por la universidad como si fueran al mercado, buscando un título, pero con un nivel de compromiso y de implicación muy bajo y un nivel de esfuerzo mínimo. Empiezo cada año con un entusiasmo renovado, me empeño porque las asignaturas sean interesantes, creo espacios virtuales para el aprendizaje, repito hasta la saciedad el principio de la formación profesionalizadora, les situó en el plano de lo que tendrán que hacer y de lo que necesitarán para hacerlo, me esfuerzo por hacer ver el sentido y la utilidad que tienen los aprendizajes para su futuro laboral (si llega), les hablo de la importancia de la formación integral, intento desarrollar competencias genéricas útiles para cualquier situación y para la vida… En muchos casos, la respuesta es el mínimo esfuerzo, la sensación de que cuantas menos clases y menos tareas tengan que hacer mejor, y eso a pesar de que en muchos casos han pagado una alta matrícula. Y cada año me pregunto, ¿dónde está el alumno activo, que tiene verdadero interés por aprender, el que va un poco más allá de lo básico, el que participa aportando ideas interesantes, el que argumenta, el que reflexiona... el que me motiva?. Estas decepciones (pasajeras) hacen que muchas veces me cuestione cambiar el método o cambiar la manera de relacionarme con ellos, pero al final siempre vuelvo para seguir apostando por la enseñanza activa, la orientación continua, el aprender haciendo y por la educación para la vida, que debe ser en definitiva mi modelo de enseñanza (o lo que yo entiendo que es enseñar).
.
Esta idea de la enseñanza no es nueva y desde hace varios siglos y a lo largo de la historia ha habido muchos ilustres personajes que han destacado la importancia de los aprendizajes útiles, el aprendizaje funcional, la enseñanza integrada, la formación a lo largo de la vida, etc. Pedagogos y educadores como Decroly, Rousseau, Montessori, Freinet, Giner de los Rios, etc. propugnaban una enseñanza diferente, centrada en el alumno. Criticaban la falta de interactividad, el formalismo, la importancia de la memorización (contraria a la construcción o la significatividad), la competencia entre el alumnado y, sobre todo, el autoritarismo del maestro. Proponían una formación integral y defendían la idea de un alumnado activo que pudiera trabajar dentro del aula sus propios intereses como persona y como niño.
.
El maestro (…) procure buscar para el desenvolvimiento personal de su espíritu una esfera siempre superior (…). Y este movimiento ascensional, este progreso, jamás lo reduzca al pensamiento y la ciencia, sino que ha de extenderlo igualmente a todas las energías de su ser: espíritu moral, amor a lo bello, fuerza y agilidad corporal, nobleza de maneras, gobierno de las relaciones sociales … régimen entero de vida (Francisco Giner de los Rios)
.
Hace poco descubrí en León la Fundación Sierra Pambley, que recoge en una casona situada frente a la catedral un importante legado cultural. La fundación Sierra Pambley fue creada en 1887 y llevó a cabo una importante labor pedagógica en toda la provincia de León, siguiendo los principios de la Institución Libre de Enseñanza. Su método de enseñanza estaba impregnado de las más modernas tendencias pedagógicas europeas. Concedieron becas a los maestros para su formación en países europeos y entre los pilares básicos de la metodología que empleaban destacaban algunos principios como la actividad y la comprensión (que primaba sobre la memoria). Las escuelas contaban con material didáctico avanzado, para hacer posible esta formación práctica y útil: sistemas audiovisuales, paneles pedagógicos, instrumental de laboratorio, herramientas de diferentes ocupaciones, etc. Todo esto se puede ver en la sala Cossio de la Fundación Sierra Pambley
.
.
.
.
.
.
.
.

Todo este sistema pedagógico respondía al ideario de la Escuela Nueva, que tuvo en Bartolomé Cossio a uno de los más importantes representantes en nuestro país.
.
(…) comprenderéis que no es lo urgente comprar aparatos para nuestras escuelas sino poner a todos nuestros maestros en situación de manejarlos, con una educación sobria, pero verdadera, práctica, realista, en vez del ridículo aprendizaje de la Física, de la Química, de las Ciencias Naturales, verbal y de memoria (Manuel Bartolomé Cossio)

Esta idea de la enseñanza hace de este personaje, a mi modo de entender, un referente básico para determinar las claves de un buen método pedagógico. Es un personaje que se esforzó por aprender, por transmitir y defender sus ideas en beneficio del alumnado y de la Educación. Su biografía, que he resumido de una manera muy concisa, da buena muestra de ello. Al fundarse la
Institución Libre de Enseñanza en 1876, Cossío fue uno de los primeros alumnos y se integra en la misma como profesor auxiliar primero y dos años después, como maestro de primaria. A la vez realiza los estudios de doctorado de Filosofía y Letras que termina en 1879. Obtiene una beca en el Colegio de San Clemente de Bolonia (Italia), adonde viaja a primeros de noviembre. En 1883 gana por oposición la dirección del Museo Pedagógico de Primera Enseñanza, después llamado Museo Pedagógico Nacional, fundado el año anterior, en el que permanecerá hasta su jubilación en 1929. En 1886 viaja comisionado por el Gobierno para visitar los principales establecimientos escolares de Francia, Bélgica, Holanda y Gran Bretaña; lo acompañan Francisco Giner y un grupo de alumnos de la ILE. En 1887 el Museo Pedagógico Nacional inaugura las primeras colonias escolares en San Vicente de la Barquera (Santander). En 1897 se nombra a Cossío profesor de la Escuela de Estudios Superiores del Ateneo de Madrid. En 1905 da una importante conferencia en Bilbao sobre "El maestro, la escuela y el material de enseñanza", que sienta las bases de una renovación de la escuela en España. En 1909 es pensionado por la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas y visita los centros de enseñanza más importantes de Alemania y Suiza. En 1910 viaja por Europa y en 1913 el rey Alfonso XIII se entrevista con Cossío como director del Museo Pedagógico Nacional. En 1921 Cossío es nombrado consejero de Instrucción Pública. En 1926, cuando se celebra el cincuentenario de la Institución Libre de Enseñanza, Cossío escribe (sin firmarlo) el programa pedagógico de la Institución. En 1929 se jubila y en homenaje, sus discípulos publican el libro De su jornada, con trabajos del maestro. Enferma en 1930. El 20 de marzo se le nombra director honorario del Museo Pedagógico Nacional y al año siguiente se traslada a Ginebra (Suiza) para seguir un tratamiento médico. Regresa a España cuando se proclama la República. En junio vuelve a Ginebra. Logra ver materializado un viejo sueño suyo con la fundación, en 1931, de las Misiones Pedagógicas, de cuyo patronato el Gobierno le nombra presidente el 29 de mayo. En junio es elegido diputado a las Cortes Constituyentes por la conjunción republicano-socialista, pero no puede tomar posesión de su cargo debido a su avanzada edad y enfermedad. Muere el 1 de septiembre y se le entierra en el Cementerio civil del Este, en la misma sepultura que Julián Sanz del Río, Francisco Giner de los Ríos, Fernando de Castro y Gumersindo de Azcárate.

9 comentarios:

Ligia dijo...

Está claro que hay personas que pasan por la Universidad, aunque la Universidad no pase por ellos. Es muy triste, y yo también entiendo el modelo de educación de otra forma. Cuando iba a cumplir los cuarenta años empecé en la Universidad e hice la carrera con mucha ilusión (no me importaba levantarme a las tres de la madrugada a estudiar, porque soy mujer trabajadora, esposa y madre a la vez) y fue una experiencia maravillosa, pero hoy día hay muchos jóvenes que estudian por obligación, no por interés. Sólo por tener el "titulito". Abrazos

DAISY dijo...

este tema es tan complejo. Me has recordado a cuando yo estuve en la universidad y no pasaba apenas tiempo en la cafetería (qué raro) pero claro yo tenía claro a lo que iba y lo que quería conseguir. Al poco lo conseguí.

Hablas de métodos educativos. En mi centro andamos inmersos en un curso de metodología donde estamos viendo varias corrientes psicopedagógicas para poder elaborar nuyestra propia metodología. Es muy complejo, a mí me llega a agobiar un poco porque hay diversas opiniones y es complicado ponernos de acuerdo.

No sé si valdrá la pena este curso, lo que tengo claro es que si no nos sirve, ha sido una verdadera pérdida de tiempo.

En fin no me gusta ser pesimista pero viendo tal cual está el sistema educativo actual, y en especial en mi comunidad, la cosa no pinta bien. Un beso!!

P Vázquez "ORIENTADOR" dijo...

Yo como Ligia, mematriculé en la UNED con 4o años, en el curso de acceso, porque fuí un fracasado escolar, me licencié en 2005 de CC de la Educación, Orientación Escolar, no ejerzo, mi motivo era satisfacción personal.
El problema, opino, no es el sistea educativo, ni los métodos de enseñanza (a veces sí) pero el que creo que es, es la falta de motivación, incluso hay profesores que les dicen a los alumnos que será futuros parados. Pienso que la principal función del profesor, aparte de la de enseñar a aprender es la de motivar, diariamente, no importa la edad.

DRIADA dijo...

Yo ya me voy retirando, y la verdad ya no se si las cosas han cambiado por que se ha reflexionado y se sigue la que se considera la más acertada o sencillamente como todo ... o casi todo lo mueven los intereses sin tener para nada en cuenta al alumno(de la edad que sea). Pasamos de una ley a otra sin evaluar lo que se ha hecho suficientemente, sincillamente cambiamos, y eso es muy poco serio. Y no me extiendo más que esto solo es un comentario, que cuando nos juntamos unos cuantos a los que nos atrae el tema puede ser ...
Un abrazo y mucho ánimo que siempre hay alumnos que lo agradeen

beker dijo...

Ligia, Daisy, P Vázquez, Driada les agradezco mucho los comentarios, que me han parecido muy interesantes y que he leido con mucha atención. Ya les decía que no suelo hacer entradas relacionadas con mi trabajo, porque este es un espacio que reservo para otras cosas de índole más personal, pero en esta ocasión no pude evitar relacionar lo uno con lo otro, y ahora creo que ha merecido la pena, porque a fin de cuentas cada uno es un todo. Y todo esto son también sensaciones y como no emociones, que traspasan lo meramente profesional. Desde luego que cada uno tiene interess diferentes y no hay verdadedes universales, ni afortunadamente un sólo método; cada uno debe encontrar aquel que mejor le funcione y más se ajuste a sus creencias... un buen tema de debate:)

penélope dijo...

Hola Beker, soy Pilar (Penélope)...te he dejado algo en mi blog...

Gracias por todo....de corazón...

Un gran beso AMIGO

piruleta dijo...

Yo, en mi época de estudiante, nos decian: A clase se viene, no solo, a calentar silla, sino a estudiar!!!
Eso lo recalcaban una y otra vez...
Y era cierto. Hoy por hoy, teniendo amigos profesores de secundaria, comentan que esa expresión que yo oía, es lo más normal del mundo...

Ley del mínimo esfuerzo.

Un abrazo grande
Lluis

entreluces dijo...

Creo que el gran reto del profesorado es llegar a motivar a sus alumnos y capacitarlos para el uso constructivo de la libertad.
Muy interesante toda tu exposición, un beso querido Beker

galicia maravillas dijo...

Desconocía muchos de los datos que muestras en tu entrada, muy interesante, casi fascinante, todo lo que emergió (auque en parte se ahogó) en esos años en nuestro país con la ILE. Me ha encantado! :)
también creo que el problema está en la motivación, pero no sólo la que conecta al profesorado y al alumnado, y viceversa, muchas veces la falta de motivación viene de fuera de las cuatro paredes del centro, al menos en fp, el alumnado llega, pese a su edad, de vuelta de todo, y es duro ver cómo su respuesta es la no respuesta en cuanto no pueden superar el primer escollo del camino (... bueno, también hay una parte del alumnado que reacciona muy bien si se les anima, menos mal!!! y te dan, y recibes y das, buenos momentos en los que todos vemos un avance, bueno, no me enrollo más!). Feliz día!
ah! de la entrada siguiente a esta, muy bonita la fotografía de las raíces, me encantan! me gusta la idea de las raíces abiertas al cielo, aunque intuyo que tu poema no iba por ahí :)