jueves, 26 de febrero de 2009

- TODO LO QUE NUNCA FUE Y OTRAS IRREALIDADES DEL AMOR

Como saben los que acostumbran pasar por aquí, hay muchos escritos donde aparece el personaje de Abilio. Como siempre me han preguntado por él, quisiera aclarar hoy que es alguien ficticio, un compañero de viaje, a través del cual yo expreso vivencias y sentimientos que alguna vez he vivido. Insisto en que no son historias del presente, sino recuerdos o sensaciones de algún tiempo pasado, que ahora voy recuperando y canalizo a través de este personaje. Les dejo hoy otra leyenda de Abilio…
.
El silencio nunca fue una elección premeditada ni voluntaria, sino más bien un refugio obligado que no reunía ninguno de los requisitos de la normalidad y la calma. Se fueron envolviendo mutuamente en ese juego de fuga, bajo la consigna de que cuando no se habla, tampoco hay que explicar nada. Para Abilio la presencia intermitente de alguien que había sido tan importante en su vida, pero que ahora se había convertido en una desconocida, le había ido minando poco a poco sus reservas de estabilidad. Se movía en torno a una frontera sin barreras, en la que no sabía nunca qué lugar ocupaba, ni contra quién tenía que luchar, probablemente contra sí mismo.
.
Después de un tiempo que se hizo más largo de lo que pensó que podría soportar, la espera empezó a convertirse en desesperación. Estaba siempre a la expectativa, buscando diariamente cualquier signo de cambio, una palabra, una explicación, un gesto, una simple rendija por donde colar su intriga, un desagüe por donde vaciar la inquietud de un día sobre el otro en el que se convirtió aquel distanciamiento, bajo un mutismo que le sabía casi a reclusión. Vivía en un mundo de irrealidades donde nada era lo que parecía ser, un mundo de fantasías, de dobles caras, de fachadas superpuestas que escondían otra realidad, de cristales empañados, de salir sin saber a dónde, de figuraciones que ocultaban una situación sospechosa a la que no tenía acceso.
.
La vida le escupía cada día como respuesta medias verdades, las noches eran como días sin sol y las historias imaginarias con las que llenaba el tiempo para llegar a esa otra realidad que desconocía, eran como una especie de tortura lacerante que nunca tenía fin, hasta el siguiente encuentro que era el punto donde más se distanciaban.
.
En ese callejón sin salida vivía atrapado como una víctima del tiempo, como un barco a la deriva, entre una realidad que quería borrar pero que no terminaba y el propósito de que mañana tenía que empezar a cambiar, porque percibía que cada vez más su vida quedaba arrinconada al futuro. Sobrevivía entre la pena de cerrar la puerta al pasado y abrir otra por la que tendrían que pasar todas las cosas que debía volver a colocar, entre las que se encontraban las personas que más amaba
.
http://www.youtube.com/watch?v=m0h2nikS8IE

23 comentarios:

Arantza G. dijo...

Para abrir la puerta al futuro, tenemos que cerrar las ventanas del pasado.
Besos

Ligia dijo...

El amor es complicado a veces y se debate entre dos o más posibilidades. Me gustó la historia de Abilio (nombre palmero, por cierto). Abrazos

DAISY dijo...

el amor es un tema tan complejo y tan subjetivo que es difícil expresarse. Un beso!!

P Vázquez "ORIENTADOR" dijo...

Lo expresas muy bien, creo que es una situación que nos ha pasado a todos... o a muchos.

estoy_viva dijo...

Uhhh que bien describes esta parte atrapado en el tiempo.
Cuesta decidir cerrar de una vez por todas esa puertas que solo te produce dolor, vació y abrir otra con la esperanza de encontrar tu camino, tu propia libertad pero dejando algo que duele mucho el amor.
No se que me pasa pero cuando entro me da la sensacion de estar viviendo otra vez mi pasado que no es tan lejano me refiero a lo que escribes por supuesto con mejor forma de expresarme ya que tu eres un gran maestro de ello.
Gracias por el premio me lo llevo simbolicamente ya que lo tengo, inluire en el tu nombre, pero te lo agradezco de todo corazon.
Con cariño
Mari

maria magdalena dijo...

Como de costumbre, ¡genial! me quede condeseos de seguir leyendo, la historia de Abilio, creo que esa persona jamas dejo de ser importante para el. un beso genio

Cecy dijo...

Me ha gustado leer esta historia.

Creo que siempre se puede cerrar bien una puerta con la posibilidad de abrir un nuevo futuro.

Besos.

Gara dijo...

Q dificil es a veces cerrar las puertas aun sabiendo q es lo mejor,el miedo a abrir otra sin saber q hay detras,nos hace seguir encadenados....

Preciosa canción de Fito, me encantan.

Besos

maria dijo...

paseo por este tu mundo de sueños y escritos bellos a deleitarme besitos maria

Marina-Emer dijo...

Hola Beker:Muy bonito relato pero...me gustará saber si se volvió a enamorar o quedo siempre ya sólo,trite y sin saber de nuevo que la vida es bella y quizás hay otra mujer que le hará feliz.
Gracias por tu visita, es agradable
un beso.
Marina

beker dijo...

Les agradezco los comentarios, los tránsitos en la vida son sin duda épocas complejas que debemos aprender a manejar, aunque cada una y cada uno de nosotros lo afronte desde perspectivas y realidades bien distintas. Lo que no cabe duda es de que este tipo de situaciones remueven los sentimientos, en algunos casos de manera brutal y en otros casos cuesta volver a encontrar el camino, porque efectivamente a veces cuesta cerrar y abrir puertas. Lo curioso es que cuando pasa el tiempo y miras atrás no parece tan complicado, pero hay que pasarlo y sentirlo... la experiencia de Abilio hmmmmm sólo la sabe él:)

Yuria dijo...

Hola!! Gracias por haber pasado por mi blog ya varias veces.
volveré a leer tus "burbujas de pensamientos".

Saludos,

Marga Fuentes dijo...

Tú lo has dicho, querido Beker, "este tipo de situaciones remueven los sentimientos..." al leerte, me vinieron a la cabeza tantas puertas que me costó cerrar, y aún, siento que alguna se queda medio abierta, como esperando que venga un milagro. Necesitamos "aprender a cerrar círculos" y a saber que eso o aquél, terminaron para siempre.
Un beso con mucho cariño y agradecimiento.

lisebe dijo...

Beker:

Lo que nos depara el futuro depende de lo que hayamos concluido en el pasado, y aunque muchas veces es dificil siempre hay que cerrar puertas, ventanas o lo que sea para enfrentarse a ese futuro incierto que no sabemos que nos depara pero que si hemos hecho cuentas y finiquitado el pasado, siempre es mejor...

Y ciertamente quién no ha pasado por esa clase de momentos en los que no quieres acordarte del ayer porque te hace daño..

De todas maneras querido amigo un realto que te llega hondo de verdad.

Besos cielo

piruleta dijo...

Aprendo mucho de tus bellas palabras que describen siempre grandes verdades...
Me apasionan las palabras,sobre todo si hablan de amor, aunque sean desamores arraigados en algo...
Unabrazo amigo
lluis

delaRosa dijo...

Abilio siempre habla con el corazón y el conocimiento que da el paso del tiempo. Los recuerdos pueden volver e incluso tener el poder de sensibilizarnos nuevamente. Pero son sólo recuerdos.
Las palabras de Abilio tienen un embrujo especial.. seducen de tal forma que ries con sus alegrías y lloras con sus quebrantos.
Sentimiento y pasión.

Un fuerte abrazo.

entreluces dijo...

Este estado de ánimo en que sientes que "la vida está en otro lado" se suele vivir con una gran zozobra, el abismo íntimo por donde parece que vas a desplomarte sin poderlo esquivar. Y es que nunca nos han enseñado como hacerlo. Nunca nos han enseñado como vivir una relación plena sin ceder el control de nuestro estado de ánimo a los otros. O como poder ser feliz sin creer sólidamente que alguien lo ha hecho así, dejando en manos de los demás nuestra felicidad o infelicidad. Yo creo que está tan enraizado en la conciencia colectiva el "padecer" por motivos emocionales o sentimentales que poca gente se pregunta si se puede aprender el no perder el contacto con nuestro propio poder emocional y su fuerza interior.
Un abrazo muy fuerte queridisimo Beker

mimbre dijo...

Hola Beker...
Hay en muchas cosas que, según reza el refran: borron y cuenta nueva¡¡ Pero en el amor, no se puede¡¡¡ Por más que cierres una puerta, siempre habra un viento que la entre abra y se escape un recuerdo¡¡¡
Un abrazo y buen fin de semana
Osvaldo

Ana dijo...

Es difícil cerrar puertas, pasar de largo y abrir una puerta nueva por donde entre fresca la brisa...Pero es necesario, sobre todo cuando algo duele...Lo has reflejado muy bien.
Muchos besos y feliz fin de semana.

DRIADA dijo...

Lo que uno siento solo lo sabe uno y a veces le cuesta entenderlo.
Un abrazo

SHEREZADE dijo...

BEKER TE AGRADEZCO DE CORAZON TUS COMENTARIOS Y PUESTO QUE TIENES ESA DEFERENCIA HACIA MI PERSONA,LO MENOS QUE HE DE HACER ES AGRGARTE Y SEGUIR TU HERMOSO BLOG.
UN BESO.
SHERE

ada dijo...

Partes de vida de las que tenemos que escapar naciendo a otra parte de misma vida.
Un placer leerte.
Un abrazo

MORGANA dijo...

qué escrito más intimista...me ha encantado.
y bueno, qué decir de fito, me encanta.