lunes, 20 de septiembre de 2010

- RUTA DE MONASTERIOS ( II )

A petición de Don Alfonso II de Aragón y su esposa Sancha, en 1194 llegaron al antiguo castillo de Piedra Vieja trece monjes procedentes de la Abadía de Poblet (Tarragona) para fundar en los restos del castillo el Monasterio de Piedra dedicado a Santa María de la Blanca. El lugar donde se ubicó respondía a los requisitos de la orden: un lugar apto para la soledad, alejado del mundo exterior, pero con las condiciones naturales adecuadas para poder vivir de forma autosuficiente. El monasterio, situado en las inmediaciones del pueblo de Nuévalos y en un lugar muy próximo al nacimiento del río Piedra, es uno de los parajes más hermosos de la provincia de Zaragoza. Es el resultado, junto a otros monasterios de la zona, del proceso político, social y económico vivido en el territorio aragonés en la época de la reconquista. La necesidad de los reyes aragoneses de promover una política de repoblación del territorio fue decisiva para el asentamiento de la Orden del Cister en Aragón. El río Piedra, a su paso por las sierras situadas al sur de Calatayud se filtra por las cuevas y salta en forma de cascadas escalonadas de gran espectacularidad, como la cascada de "Cola de Caballo" que tiene un salto de unos 90 m. El recorrido por el parque es espectacular, pasando por distintas zonas donde el protagonismo lo tiene el agua. En la parte baja del parque existen terrazas fluviales, manantiales y pequeños lagos, como la zona llamada "Lago de los Espejos" donde se respira una tranquilidad que invita a sentarse al borde y contemplar cómo la roca y el paisaje se refleja sobre el agua. La visita guiada por las dependencias del monasterio es interesante para conocer las costumbres y modo de vida de los monjes de la Orden del Cister. Se pueden admirar distintos estilos arquitectónicos: mudéjar, románico, gótico, renacentista y barroco. La visita comienza en el claustro para pasar a la sala capitular, altares barrocos, sepultura románica, abadía, cripta y pasadizo románico, por donde se accede al almacén-bodega y sala de carruajes, saliendo otra vez al claustro para llegar al refectorio, lavatorio, calefactorio y la cocina conventual (primera cocina de los Monasterios de Europa donde se cocinó el chocolate). Es por ello que en una de las salas del Monasterio hay una exposición permanente muy interesante dedicada al chocolate, ya que se piensa que en el Monasterio se empezó a preparar por primera vez el chocolate. Un monje que viajaba en la expedición de Hernán Cortéz envió cacao al abad del Monasterio, junto con las indicaciones de cómo prepararlo. De esta forma se empezó a fabricar en Europa el chocolate o xocolatl.

18 comentarios:

María Socorro Luis dijo...

Interesante y muy didáctico post y bellísimas fotografías.

Gracias y abrazo.

Flor dijo...

Muy interesante tu entrada.Un leccion de Historia.

Un beso
Flor

MORGANA dijo...

Me encantan las historias que ahora nos cuentas sobre los castillos y sus habitantes.
Una delicia leerte.
Besos.

gaia56 dijo...

Pues éste si lo conozco, hace tiempo paseé sus bellas salas y jardines y pequeñas cataratas caprichos del río Piedra.
No sé ahora cómo estará de gente pero entonces (fue hace muchos años) era un oasis de tranquilidad casi un paraiso.
Un beso.

Chus dijo...

Las fotos son preciosas, me encanta el recorrido turístico que nos relatas, creo que lo voy anotar en mi agenda, por si se me presenta la oportunidad de ir, realmente merece la pena.
una abrazo

Eleanor Atwood dijo...

En momentos así a una le dan ganas de comerse los libros de historia y empaparse hasta las cejas. Ir al lugar y poder contemplar cómo vivían nuestros antepasados a través de los recuerdos y los libros...es como viajar en el tiempo.
Gracias por aumentar un poquito más nuestros conocimientos, Beker.

Saludos.

Ana dijo...

Me ha encantado tu post de hoy.

Un besazo Beker.

irene dijo...

¡Qué recuerdos!, hace un montón de años que fui al Monasterio de Piedra, sin duda un hermoso lugar, tendré que repetir la visita ahora que sé más de su historia, además no me pilla demasiado lejos.
Preciosas fotos.
Un beso, Beker.

Alma naif dijo...

Siempre enseñandome cosas nuevas, cosas que van llenando mi vida de conocimientos...
Eres un verdadero maestro en eso y te aplaudo!!!
Gracias cielo, mil besos para ti!!!

E. Martí dijo...

Hace tiempo que llevo con ganas de conocer ese paraíso de verdor y agua... Me encanta visitar lugares que me enseñen arquitecturas medievales, o góticas, renacentistas o barrocas... , que me hablen de usos, costumbres, culturas ... Los monasterios son enciclopedias de piedra eternas.
Precioso viaje el que comentas.
Un abrazo, amigo

AKASHA BOWMAN. dijo...

Ooooh gracias por compartir con nosotros, lectores ávidos, tanta historia y tanta cultura...

Ya mencioné en anteriores ocasiones que me encanta viajar, conocer la cultura y las leyendas de cada rinconcito de nuestro país (y del mundo), ser partícipe del folklore de cada pueblo.

Con estas letras se hace fácil cerrar los ojos y dejarse llevar pr esos parajes en comunión con la naturaleza.

Saludos

Luna Negra dijo...

Escenario muy romántico donde transcurren algunas de las Leyendas de "Becquer".

Saludos

Ligia dijo...

Un recorrido muy interesante el que nos enseñas hoy. Abrazos

Arantza G. dijo...

Qué gusto pasear a tu lado.
Muchos besos

Encarni dijo...

Es interesante visitar estos lugares e imaginar como vivían sus habitantes, sus costumbres,sus modos de vida en la soledad y el silencio.

Y lo del chocolate...ummm deja un buen sabor de boca.

Un abrazo :)

Jayja para tí... dijo...

quisiera poder sentarme aunque sea una vez en mi vida donde pudiera contemplar esos paisajes...el alma mia hubiera bailado de habaer nacido en otros siglos!, al menos eso siento yo...un abrazo fuerte amigo.

Belkis dijo...

Que interesante!!! No sabía lo del chocolate. Gracias por compartir esta lección con nosotros.
Te dejo un abrazo muy fuerte.

Calvarian dijo...

Apunto...
Me encantan este tipo de sitios, aunque soy muy perezoso para moverme. Estuve en el monasterio de las Santes Creus, junto con Poblet y Vallbona formaban un increible triángulo cisterciense

Saludos