domingo, 18 de enero de 2009

-CALLE DEL OLVIDO

En este tiempo de abundancias, por esta época en la que se cambian tantas cosas, muchas innecesarias, simplemente porque parece que estamos en la obligación de comprar, suceden cosas como ésta. El que hasta ahora era el mejor, el primero de todos, el más querido, el que estaba siempre en el centro de todas las actividades, el protagonista de esa vida ideal de cuento, se despierta un día y se da cuenta que le han olvidado… porque llegaron las rebajas. Como la vida misma, que a veces se quiebra y nos deja una cara de no entender nada, porque no hay ninguna respuesta

15 comentarios:

carmensabes dijo...

Contundente, rotundo, elocuente y convincente.

Me encantó tu entrada.

Gracias, saludos

piruleta dijo...

Por eso yo sigo enamorado de las cosas que no nos cuestan dinero, me enamoro de todo aquello que no tiene valor en metálico...
Me enamoro de una sonrisa, de un saludo y de una puesta de sol...

Un abrazo.
Lluis, el aprendiz.

P Vázquez "ORIENTADOR" dijo...

Te recordaré.

Mar y Sol(a veces tenue y otras no) dijo...

Mucha razón en tus palabras poeta amigo...Te dejo un fuerte abrazo pero de esos que no admiten rebajas ni recambios...

delaRosa dijo...

Así nos sentimos cuando, sea cual fuere la causa, nos sustituyen en los afectos y bajamos puestos en la lista de los quereres. En apenas unos minutos pasamos de la gloria al peor de los infiernos sin saber el motivo de esa rebaja de sentimientos y arrinconados en el cajón de los saldos.
Es curioso que veamos las rebajas en el corazón cuando somos la etiqueta con descuento y no nos demos ninguna cuenta cuando nuestras manos son las que manipulan los precios del alma.
Como la vida misma, querido amigo, como la vida misma.

Besines de colores desde la otra orilla.

Lucía dijo...

Fíjate que así iba yo a llamar a la calle de mi relato: Calle del olvido.
Las peores rebajas son esas que no se pagan con dinero si no con sentimientos.
En ellos no existen rebajas ni saldos de última hora..., y ciero la cara se queda con la expresión pintada de no entender nada....:)
Bonita entrada acompañada de la música justa.
Un abrazo.

DAISY dijo...

bonita entrada. El grupo también está muy bien y la canción es inmejorable. Un saludo afectuoso!!

mardelibertad dijo...

ebanorarse las cosas sencillas de la vida
Gracias por visitarme, vuelves cuando quiera, seras bien recibido, te sigo leyendo
Un Saludo

entreluces dijo...

A mi como no me gusta acumular, sino más bien soltar, aflojar y regalar presentes, (pues queramos o no, estamos avocados a cerrar capítulos en nuestra vida y seguir adelante), esa imagen tan impactante, la veo como de alguien que soltando resentimiento y enojo, se ha oxigenado para seguir creciendo, como si ese gesto externo simbolizara procesos internos de superación. La vida no es estática y las cosas, las personas o las situaciones seguirán teniendo un final, pero cuando desaparece la dependencia, desaparece también el miedo a la pérdida y la vida fluye con tranquilidad y ese es el primer paso hacia nuestra desvictimización. Un beso queridísimo Beker

Ligia dijo...

Tristemente, así es. Los valores van cambiando según la "necesidad". La foto es muy explícita. Saludo

muxica dijo...

Acumulamos como si eso nos hiciese eternos y no nos damos cuenta que esa forma de vivir nos hace más miserables.
Te diré que todavía no he visitado las rebajas y tengo que hacerlo por culpa de un acto social al que tengo que ir. Cuando necesito algo lo compro si puedo y si no me voy tan feliz.
Un abrazo

Siab-MiprincesaAzul dijo...

Si ya lo digo yo! nunca compres algo sino te hace falta... y lo q tienes amalo hasta q muera en tus brazos.....

LluviaDinvierno dijo...

Vendrán tiempos mejores. Esta entrada me recuerda a una ocasión en la que se me acercó un hombre (iba a poner señor, pero no era el caso) con aspecto ridiculo (a mi parecer) y pretendía encandilarme con su alarde de "millonario" para llevarme como se dice vulgarmente al huerto. Recuerdo que le puse una cara muy seria y le contesté "que esté divorciada no quiere decir que esté de saldo"
Quien no nos vea tan valiosos como somos, francamente ¡no merece la pena! La vida sigue, no para ni espera por nadie pues no perdamos el tiempo con quien no sepa valorarnos.
Un cordial saludo

Enrique Parra  dijo...

Me quedo con las cosas sencillas de la vida,caminar, una sonrisa, un abrazo, sentirse querido...

Eterna Aprendiz dijo...

ajá!! Así es!!
Muy buena la elaboración de tu escrito, dices mucho en muy poco, y bastante detrás de tus letras, bastante.
Abrazos